Caracas.- El gobierno de Venezuela enfrenta un déficit de 25,000 millones de dólares debido a la caída de los precios del petróleo y de continuar esa tendencia, las consecuencias para el país podrían ser fatales, opinaron expertos en entrevista con Notimex.

Hay que hacer notar que de cada cien dólares que entran al país sudamericano 96 provienen del oro negro , observó Víctor Salmerón, analista del tema petrolero y columnista del diario El Universal, de Caracas.

La cumbre petrolera realizada en Viena, que culminó sin un acuerdo para recortar la producción, produjo un severo declive que llevó el barril Brent, cuya tendencia es seguida por el crudo venezolano, a 57.53 dólares por barril: el nivel más bajo en cuatro años.

Salmerón destacó que si el petróleo continúa esa tendencia, la administración del presidente Nicolás Maduro necesitará obtener financiamiento por el orden de más de 24,800 millones de dólares, a fin de mantener las importaciones en un monto similar al de este año.

Recordó que otros analistas internacionales han señalado que el escenario podría ser aún más comprometedor para el país, ya que no descartan que el barril WTI, que también actúa como marcador para el crudo venezolano, se desplome hasta los 50 dólares.

En este caso, el gobierno tendría un déficit de divisas en el orden de 35,400 millones de dólares , dijo Salmerón.

El exdirectivo de Petróleos de Venezuela (Pdvsa), José Toro Hardy, consideró por su parte que el presidente Maduro no ha enfrentado el problema en público y solo se ha limitado a anunciar medidas de poco alcance para enfrentar la caída del precio del petróleo.

Por ejemplo, nombró una comisión para que revise el monto de los gastos superfluos del gobierno y haga una reducción de sueldos y salarios de toda la plana mayor de ministerios y empresas del Estado para dar el ejemplo , recalcó Toro Hardy.

Pero advirtió que lo que está planteando el presidente y sus más cercanos colaboradores es devaluar la moneda para obtener más bolívares por dólar y firmar nuevos convenios de financiamiento con China.

Toro Hardy enfatizó que bancos de inversión y analistas financieros consideran que es muy poco probable que Venezuela obtenga suficientes préstamos en el mercado internacional a menos que presente un plan de ajuste macroeconómico coherente.

Recordó que Venezuela posee el riesgo país más elevado del mundo y si logra obtener financiamiento para cubrir parte de sus gastos a través de la venta de bonos en el exterior, tendrá que pagar una altísima tasa de interés.

La percepción de riesgo de los inversionistas se traduce en que si Venezuela emite bonos tendría que cancelar una tasa de interés de 18 puntos porcentuales por encima de lo que paga Estados Unidos, que es la nación que se financia al menor costo , observó el analista.

Mientras, el gobierno se debate entre devaluar la moneda o incrementar el precio de la gasolina, dos opciones que no podrá continuar retrasando este 2015, ante el severo declive de los precios de su principal producto de exportación, según economistas locales.