El presidente de Estados Unidos (EU), Donald Trump, apeló al “optimismo” en la defensa del medio ambiente y arremetió contra los “profetas de la destrucción” durante su discurso en el Foro Económico Mundial de Davos , donde poco antes la activista sueca Greta Thunberg había participado.

“No es tiempo para el pesimismo, es tiempo para el optimismo. El miedo y las dudas no ayudan a pensar”, indicó Trump, quien anunció su respaldo a una iniciativa de Davos para plantar 1 billón de nuevos árboles en todo el mundo. El mandatario estadounidense argumentó contra los “profetas de la destrucción” climática que vaticinan el apocalipsis. “Estos alarmistas siempre quieren lo mismo: poder absoluto para dominar, transformar y controlar todos los aspectos de nuestras vidas”, declaró.

Trump no aludió directamente a Thunberg, que precisamente había hablado poco antes en el mismo foro para abrir una sesión titulada “Evitar un apocalipsis climático”. El presidente de EU ya ha criticado en otras ocasiones el activismo de la joven sueca, a la que instó públicamente a “relajarse”.

Trump, que acudió a Davos por segundo año consecutivo y coincidiendo con el tercer aniversario de su mandato, defendió en su discurso que la economía estadounidense languidecía antes de su elección, con la pérdida de centenares de miles de empleos en el sector manufacturero y el estancamiento de los salarios, lo que había provocado “el hundimiento de la clase media” y que la gente perdiera la fe en el sistema.

“El sueño americano ha vuelto más fuerte que nunca”, afirmó, al hacer balance de sus tres primeros años en la Casa Blanca, asegurando que el eje alrededor del que giran sus políticas es garantizar que los ciudadanos logren los mayores beneficios”.

Acusa a líderes

Greta Thunberg exige abandono de combustibles fósiles

La joven activista ambiental de 17 años, Greta Thunberg, inauguró una mesa redonda en el foro anual celebrado en Davos, Suiza, titulada “Evitar un apocalipsis climático”, donde exigió el abandono inmediato y por completo de los combustibles fósiles, la principal fuente de gases de efecto invernadero.

“Exigimos a todas las empresas, bancos, instituciones y gobiernos que participan en el Foro de Davos que detengan inmediatamente todas las inversiones en extracción de combustibles fósiles. Que pongan fin a todos los subsidios a estos combustibles”, dijo la activista. “No queremos que estas cosas se hagan para el 2050, 2030, ni siquiera, para el 2021, queremos que se hagan ya”, refirió.

También arremetió contra los líderes políticos y económicos por haberse rendido en la lucha contra el calentamiento global, y por haber antepuesto los intereses económicos inmediatos a la necesaria transición ecológica.

“Me pregunto qué dirán nuestros hijos ante este caos”, comentó.

La activista sueca tuvo una segunda intervención después de la del presidente estadounidense Donald Trump, quien ante los asistentes de Davos se sumó a la iniciativa de plantar 1 billón de árboles promovida por este foro.

“Plantar árboles está bien, pero ni de lejos se acerca a lo que es necesario hacer”, mencionó Greta, para quien no se trata ya de reducir las emisiones de carbono, sino acabar con ellas para siempre si se pretende lograr el objetivo de París para que la temperatura del planeta no suba más de 1.5 grados Celsius.

Reprochó que a nadie le preocupe o indigne que todos los firmantes del Acuerdo de París ya lo estén incumpliendo. Reconoció que la transición ecológica es un proceso duro, sobre todo económicamente, pero no por ello se debe renunciar a él. (Con información de Agencias)