El inicio de la reducción de compras de activos por parte de la Fed, el llamado tapering, no agregará presión a Banco de México para acelerar el alza de tasas o para incrementar la dosis de cada ajuste, coincidieron analistas de Banco Base y Oxford Economics.

Sólo si se anticipa el ciclo de alzas de tasas en la Fed, la Junta de Gobierno de Banxico se verá presionada para llevarlas por arriba de 5.75 o 6% el año entrante, aclaró el economista senior de Oxford Economics, Joan Domene.

Si al tapering se suma un ciclo anticipado de alzas de tasas por parte de la Fed, eso sí pondría presión al Banxico para seguir subiendo las tasas que ahora se esperan entre 5.75 o 6% para el año que viene”, agregó. Y es que en ese caso si será necesario ampliar el diferencial de tasas.

Aparte, la directora de análisis económico en Banco Base, Gabriela Siller explicó que la cautela con que actuó la Fed desde meses atrás para comunicar la estrategia del retiro de compras, favoreció que los mercados anticiparan el ajuste de portafolios.

“Es muy probable que no se presentará una desbandada de salidas de capital de inversión puesto que la expectativa es que Banxico seguirá subiendo la tasa, manteniendo el diferencial bastante amplio de prima de riesgo, teniendo tasas relativamente altas y conservando la calidad crediticia”, resaltó aparte Domene.

Ya ajustaron portafolios

A diferencia del episodio del tapering en el 2013, cuando se presentaron corridas de capitales de todos los emergentes por la abrupta decisión de recortar el programa de compras, la Fed ha precisado en todo momento que será una desarticulación gradual y anticipadamente comunicada.

En el 2013, pese a la turbulencia que provocó el Taper Tantrum, ante el anuncio de la Fed de que comenzaría el retiro de liquidez, se presentó un flujo positivo de capitales a México, de 19,300 millones de dólares. Esto entre mayo del 2013 y junio del 2014.

La diferencia ahora radica en que los inversionistas extranjeros vienen liquidando activos gubernamentales de México desde que inició la pandemia en marzo del 2020. Información del Banco de México muestra que al 21 de octubre, han salido 268,000 millones de pesos. Así, el 2021 se perfila para ser el segundo año consecutivo con salidas históricas de capitales del país.

La experta de Banco Base destaca que esta liquidación de títulos incorpora este anticipo del mercado por el inicio de la normalización de política monetaria de la Fed.

ymorales@eleconomista.com.mx