Zurich.- Un indicador adelantado sobre el crecimiento de Suiza cayó a terreno negativo en enero por primera vez desde el 2009, sugiriendo que la fortaleza del franco suizo arrastrará a la economía a la recesión en los próximos meses.

El indicador económico KOF, que da seguimiento al desempeño previsto de la economía en un periodo de seis meses, cayó a -0.17 puntos en enero, su nivel más bajo desde agosto del 2009. Analistas consultados por Reuters habían proyectado una caída promedio a -0.05.

"La lectura es mucho más débil de lo que se esperaba, ya que las señales positivas de que podría estar recuperándose la demanda en algunos vecinos de la UE, particularmente Alemania, solo tiene un impacto limitado en la economía suiza debido a la fuerza del franco suizo", dijo el analista Nikola Stephan de Informa Global Markets.

El franco suizo ha subido con fuerza, ya que los inversores se han refugiado en la seguridad que ofrece la moneda después de que la escalada de la crisis de deuda de la zona euro afectara las ganancias de las empresas, disminuyera los márgenes de los exportadores y aumentara la presión sobre el sector turismo del país.

En un esfuerzo por cerrarle el paso a la recesión, el Banco Nacional de Suiza impuso un límite en el tipo de cambio de 1.20 francos por euro el 6 de septiembre, pero la última cifra del KOF podría generar llamados de sindicatos y políticos para que el banco central eleve el techo del tipo de cambio franco-euro.

"No hay duda de que la reacción de funcionarios del Gobierno y de dirigentes sindicales será una demanda pública de una acción agresiva e inmediata que modifique al alza el techo del tipo de cambio", dijo el analista Peter Rosenstreich de Swissquote.

"Esperamos una intervención verbal del banco, pero cuestionamos lo efectivo que eso pueda ser", agregó.

El franco se debilitó tras difundirse el dato del KOF, pero luego se recuperó para negociarse en 1.2077 francos por euro.

No obstante, la lectura del KOF contrastó con otros indicadores recientes, que han apuntado a un panorama brillante para la economía.

La confianza del inversionista anotó su mayor alza en nueve meses en enero, mientras que el sector manufacturero ignoró el impacto de la fortaleza del franco para crecer en diciembre luego de tres meses de contracción.

RDS