El Fondo Monetario Internacional (FMI) advirtió que una sorpresiva alza de tasas por parte de la Reserva Federal de Estados Unidos puede conducir a salidas de capital de mercados emergentes.

“Si los bancos centrales de economías avanzadas envían señales de mayor preocupación por los riesgos de inflación, el mundo podría verse sorprendido por un episodio similar al endurecimiento de las condiciones financieras que tuvimos en el 2013, el llamado taper tantrum/rabieta de los mercados”, alertó el FMI.

En los primeros capítulos divulgados del World Economic Outlook (WEO, por su sigla en inglés), estimaron que cada punto porcentual de alza en la tasa de interés de Estados Unidos, eleva en un tercio de punto porcentual la prima para invertir en mercados emergentes.

El castigo sobre emisores emergentes es mayor, si éstos tienen una calificación crediticia inferior al grado especulativo.

“En igualdad de condiciones, se produce de inmediato una salida de capital de cartera de los mercados emergentes y sus monedas se deprecian frente al dólar de Estados Unidos”.

El análisis, cuyos autores son los economistas del FMI Philipp Engler, Roberto Piazza y Galen Sher, propone a los bancos centrales de economías avanzadas otorgar una comunicación mucho más clara y transparente sobre el futuro de sus decisiones monetarias bajo diferentes escenarios.

Los economistas del FMI precisaron que tanto el endurecimiento sorpresivo de la política monetaria como la creación del empleo en Estados Unidos hacen subir las tasas de interés en las economías emergentes.

Pero el empleo y las vacunas reducen sus diferenciales de crédito y generan entradas de inversión de cartera.

Ajustarán expectativa de PIB mundial

El FMI divulgará esta mañana sus expectativas económicas mundiales, que son los capítulos clave del emblemático reporte WEO.

En la actualización más reciente, de enero, el organismo previó una expansión de 5.5% en el crecimiento del PIB mundial, guiada por una leve mejora en el sentimiento de los inversionistas y consumidores ante el avance de la vacunación.

Para Estados Unidos previó una expansión de 4.3%, un pronóstico que divulgó previo a la aprobación del paquete millonario de estímulos fiscales y para México proyectó un rebote estadístico de 4.3% impulsado por el jalón de su principal socio comercial. Sin embargo, diversos participantes del mercado han modificado al alza su pronóstico para México, guiado por la demanda externa, tal como lo hizo el director de Investigación para América Latina en el IIF Martín Castellano, que prevé un rebote de 4.6% este año.

Esta previsión refleja el empuje de un Estados Unidos que logrará un PIB de 7.5 por ciento.

La Directora Gerente del FMI, Kristalina Georgieva, anticipó el viernes pasado que han revisado al alza sus pronósticos de crecimiento mundial, impulsados por Estados Unidos y China.

En su discurso previo a las Reuniones de Primavera, la funcionaria dijo que “las perspectivas divergen peligrosamente dentro de las mismas naciones, entre las economías y regiones”.

Enfatizó que el alza de sus previsiones globales reflejará “de forma importante el apoyo político adicional incluido en el nuevo paquete de estímulo de Estados Unidos”.

El documento completo será divulgado esta mañana, por la Consejera Económica del FMI, Gita Gopinath, y será el avance oficial de los trabajos rumbo a las Reuniones de Primavera del FMI y el Banco Mundial que nuevamente se realizarán esta semana de manera remota.

ymorales@eleconomista.com.mx