México se enfrenta a un "nuevo reto", ya que diferentes sectores de su economía se recuperarán a ritmos dispares, liderando el camino las áreas dependientes de las exportaciones, dijo el lunes el gobernador del Banco de México, Alejandro Díaz de León.

El Producto Interno Bruto (PIB) local se contrajo un 8.5% en 2020, su caída más profunda en casi 90 años, debido a los estragos de la pandemia del coronavirus. Sin embargo, se recuperó más rápido de lo que se estimó inicialmente en el último trimestre de 2020.

"El nuevo reto es la actividad económica y la recuperación va a ser heterogénea, impulsada por dos motores: el motor de las vacunaciones (...) y el motor de los soportes de gasto que diferentes economías han puesto en marcha", afirmó Díaz de León.

El paquete masivo de rescate por la pandemia de 1.9 billones de dólares en Estados Unidos, principal socio comercial de México, ayudará a propulsar la recuperación de la economía mexicana.

El año pasado, los componentes más importantes para la recuperación de la actividad económica en México fueron la demanda externa y el sector exportador, muy por encima del consumo y la inversión, detalló el gobernador de Banxico.

"Y anticipamos hacia adelante que con este importante programa de gasto y estímulo en Estados Unidos, eso contribuirá a que siga jugando un rol importante en la demanda externa", agregó.