Cientos de personas se manifestaron el sábado en Madrid al grito de "no es una crisis, es una estafa", en el marco de una jornada de protesta prevista en ocho ciudades españolas en contra de las "hipotecas basura" y de los "graves abusos" de la Banca.

"Manos arriba. Esto es un atraco" lanzaban también los manifestantes que desfilaban en familia, al son de los pitos y de los tambores, bajo las ventanas del Banco de España y otros bancos, convocados por la asociación de usuarios de bancos ADICAE.

La asociación denuncia "los graves abusos cometidos por la Banca" permitidos gracias a "unas políticas de ultraprotección al sector financiero", como "las cláusulas suelo" previstas en numerosos créditos que obligan a los prestatarios a pagar los intereses a tasas muy por encima a las del mercado actual.

Con este sistema, según ADICAE, que pide reformas, cuatro millones de familias pagan 5,000 millones de más que lo que deberían.

Juan Carlos Fumo es uno de ellos y forma parte de los alrededor de cinco millones de desempleado del país.

Con 60 años, este técnico comercial en los productos anti-incendio acaba de ser despedido y no puede asumir los 935 euros de su hipoteca. Su esposa de 57 años también lleva siete meses desempleada.

"Soy un afectado de una hipoteca basura", cuenta a la AFP. "He comprado mi casa en 166,000 euros y ahora me proponen 66,000", añade, a la vez que explica que tiene que pagar una tasa del 4%, muy por encima del mercado actual.

Explica haber aceptado ese contrato porque "no había otra posibilidad".

"He propuesto pagar con mi casa pero no me aceptan, piden dinero", dice y precisó que le quedan 30 años de hipoteca.

España sufre la crisis desde el estallido de la burbuja inmobiliaria en 2008 y el sector bancario ha acumulado más de 135,000 millones de euros de créditos dudosos, principalmente créditos inmobiliarios que pueden no ser reembolsados.

JSO