El presidente Andrés Manuel López Obrador comentó que durante la reunión que sostendrá con los gobernadores el 16 de diciembre en Villahermosa, Tabasco, se propondrá que las pensiones para el bienestar de personas con discapacidad sean universales.

“Ahora lo que se está proponiendo es que lleguemos a un acuerdo con los gobiernos estatales para atender a las personas con discapacidad de 19 a 65 años, es decir, hacerla universal, que se atienda a todas las personas con discapacidad. La propuesta es que las entidades aporten 50% y la federación el otro 50%”, dijo el presidente desde Santa María Rayón, en el Estado de México, el sábado.

En el Presupuesto de Egresos de la Federación del 2022 se destinarán más de 18,037 millones de pesos para el pago de las pensiones a dicho sector de la sociedad. Esto es un incremento de 16.7% en comparación anual.

Asimismo, desde el 2019, año en que inició la campaña asistencialista, el monto entregado al sector vulnerable ha tenido un aumento de 157 por ciento. Esto debido a que se arrancó con un monto de 7,000 millones de pesos en el primer año de gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador.

Actualmente, el Programa Pensión para el Bienestar de las Personas con Discapacidad apoya con 2,700 pesos bimestrales a niñas, niños, adolescentes y jóvenes de 0 a 29 años que tienen discapacidad permanente.

Así como a los adultos con discapacidad de 30 a 64 años que viven en los municipios integrantes de pueblos indígenas o aquellos que viven en zonas urbanas con alto grado de marginación, pobreza y altos índices delictivos.

Por otro lado, el viernes se realizó el Primer Parlamento de Personas con Discapacidad en el Senado de la República y fue ahí que la senadora Claudia Anaya Mota, legisladora del PRI, sostuvo que en México se debe de pasar del modelo médico-asistencial al modelo social.

“El problema no está en la discapacidad. El problema está en el entorno”, aseveró.

santiago.renteria@eleconomista.mx