Los bancos centrales de economías emergentes avanzan en cerrar el cerco a la inflación. El mercado anticipa que el Banco Central de Brasil subirá su tasa de interés este miércoles, en lo que será una segunda alza consecutiva desde 2% donde se mantuvo por varios meses.

Brasil extenderá así la valla que también han levantado por segundo mes el Banco central de Rusia y el de Turquía.

Estrategas de BNP Paribas consignaron en un análisis que las condiciones de altos precios de alimentos y cambios en las expectativas de inflación están marcando “un punto de retorno” para los bancos centrales de economías emergentes.

“Se ha abierto la temporada del aumento de tasas después del ciclo mundial de recorte del año pasado. Los bancos centrales de los mercados desarrollados prometen mantener las tasas en niveles bajos por mucho tiempo, pero en los mercados emergentes los bancos centrales ya están aplicando aumentos”, consignaron.

La presión que está generándose en los precios al consumidor es también percibida en economías avanzadas. De hecho, la secretaria del Tesoro de Estados Unidos, Janet Yellen, explicó en una entrevista, que “es posible que se requiera un alza en las tasas de interés para evitar que la economía se sobrecaliente a medida que más programas de inversión avancen.

“Puede ser que las tasas de interés tengan que subir algo para asegurar que nuestra economía no se sobrecaliente. Aunque el gasto adicional es relativamente pequeño en relación con el tamaño de la economía”, dijo Yellen.

Expertos del Fondo Monetario Internacional  (FMI) consideran que los bancos centrales de economías avanzadas tienen más espacio y herramientas para responder a la presión.

México entre los emergentes

Al interior del análisis de BNP Paribas titulado Monetary policy in emerging markets: Turning point, previeron que vienen más alzas en las tasas de Brasil, Rusia, Chile, Hungría, la República Checa. Y estiman que para el año entrante, también subirán el cerco Sudáfrica, Polonia y Colombia. Con ellos concuerda el equipo de análisis económico en Barclays, que agregan al listado de expectativa de bancos centrales emergentes con tasas al alza a Malasia, Indonesia e India.

La situación para México no es tan clara para los analistas, pese a las presiones consistentes que está presentando la inflación desde el año pasado, particularmente en el rubro de alimentos. De hecho, los expertos de Barclays estiman que en el tercer trimestre vendrán dos recortes más de tasas en México, y que cerrará el año con un nivel de 3.50 por ciento.

En contraste, los estrategas de BNP Paribas, consideran que la tasa mexicana se quedará sin cambio alguno, en 4 por ciento.

Estrategias de manual

El FMI desarrolló un análisis monográfico de la inflación en su reporte anual, “Panorama Económico Mundial” donde destacó que los marcos de política monetaria para economías emergentes ha mejorado en la última década.

Las expectativas de inflación están mucho mejor ancladas, la inflación es menos persistente y el riesgo inflacionario ha caído en la mayoría de ellas. Sin embargo, acotaron que “este progreso no ha sido uniforme y algunos países tienen aún alta volatilidad en la inflación que podría limitar la posibilidad de mantener la política acomodaticia”.

“El alza rápida de precios de alimentos podría presionar a la inflación, y presionar especialmente de manera temporal las expectativas, en particular para los países de África y Asia”.

En un análisis aparte, el Banco Internacional de Pagos, dice que “el manual de estrategias de los bancos centrales de economías emergentes que enfrentan una crisis financiera exige que se endurezca drásticamente la política monetaria para frenar las salidas masivas de capital y una fuerte depreciación de la moneda”.

ymorales@eleconomista.com.mx