Los salarios en Estados Unidos (EU) están aumentando a medida que la economía sigue recuperándose del golpe recibido por la pandemia, pero los incrementos no se están produciendo a un ritmo que pueda provocar una mayor inflación, aseguró el presidente de la Reserva Federal, Jerome Powell en su segundo día de comparecencia ante legisladores.

“Hemos visto un aumento significativo de los salarios”, dijo. “No vemos que suban a un ritmo preocupante que tienda a provocar una inflación más alta, pero eso es algo que estamos observando con mucha atención”.

Tras el levantamiento de las restricciones por la pandemia y la reactivación económica, muchas empresas en EU se enfrentaron a una escasez de trabajadores, por lo que tuvieron que elevar salarios para atraer personal. Funcionarios han dicho anteriormente que eso es benéfico para las personas, pero que es un fenómeno que debe observarse para evitar que eso genere mayores presiones inflacionarias.

Sin embargo, con millones de estadounidenses aún sin trabajo, las autoridades del banco central deben equilibrar su mandato de lograr el máximo empleo con su objetivo de estabilidad de precios, dijo Powell en una audiencia ante la Comisión de Servicios Financieros de la Cámara de Representantes.

“Tenemos que equilibrar esos dos objetivos cuando están en tensión”, dijo. “Pero les garantizo que usaremos nuestras herramientas para asegurarnos de que esta alta inflación que estamos experimentando no se arraigue”.

Empleo vs inflación

Powell aseguró que la política monetaria deberá adaptarse a medida que las autoridades buscan que millones de estadounidenses vuelvan a trabajar y, al mismo tiempo, buscan asegurarse de que la explosiva inflación no se arraigue.

“Casi todos los especialistas esperan que la inflación baje en la segunda mitad del próximo año”, afirmó.

“El punto es que no podemos actuar como si estuviéramos seguros de eso. Tenemos que usar nuestra política monetaria para abordar el rango de resultados plausibles, no solo el más probable”.

Powell dijo que la Fed está monitoreando la evolución del panorama económico y reconoció que podrían enfrentar “tensión” mientras persiguen su doble mandato de lograr el máximo empleo y la estabilidad de precios.

El martes, Powell le dijo a la Comisión de Banca del Senado que las autoridades de la Fed debatirían en su reunión del 14 al 15 de diciembre si deben finalizar su programa de compra de bonos unos meses antes de lo previsto.

El mes pasado, la Fed comenzó a reducir sus compras de bonos del Tesoro y valores respaldados por hipotecas a un ritmo que lo encaminaría a completar la liquidación en junio del 2022.

Paquete de Biden pudo influir: Yellen

Por su parte, la secretaria del Tesoro, Janet Yellen, reconoció ante la Comisión de Servicios Financieros de la Cámara de Representantes que el paquete de estímulo por 1.9 billones de dólares que el presidente de EU, Joe Biden, puso en marcha en marzo contribuyó a una mayor demanda de productos y servicios, pero es sólo un pequeño factor en las actuales tasas de inflación más altas.

Yellen declaró que el paquete de estímulo impulsó claramente la demanda, pero consideró que no era una “suposición justa” decir que alimentó los actuales picos de inflación.

“Es cierto que el Plan de Rescate de Estados Unidos puso dinero en los bolsillos de la gente y contribuyó a una fuerte demanda en la economía estadounidense, pero si se observa la cantidad de inflación que tenemos, y sus causas, eso es a lo sumo un pequeño factor”, dijo.

Insistió en que había una “muy buena razón” para seguir adelante con el paquete de estímulo para hacer frente a una escasez de la demanda.