Los salarios promedio registraron en la Argentina un incremento de 2.8% promedio en mayo y acumularon en los primeros cinco meses del año un avance de 20.1 por ciento. Sin embargo, continúan por debajo de la inflación, informó el Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec).

En el quinto mes del año el costo de vida tuvo una suba de 3.3%, en tanto que en el período enero-mayo acumuló un aumento del 21.5 por ciento.

La mejora de mayo fue consecuencia de una suba en los salarios registrados del 3.3%, pero en contrapartida, los salarios del sector informal de la economía apenas se ajustaron en 0.9 por ciento.

De esta manera, al contabilizar los últimos doce meses el índice de Salarios tuvo un crecimiento de 40.7% y "perdió" más de ocho puntos porcentuales respecto de la inflación de ese período, que según datos oficiales cerró en 48.8 por ciento.

Hay que recordar que desde que comenzó el año el Gobierno viene insistiendo en el hecho de que en 2021, que por cierto es un año electoral, los salarios le ganarán a la inflación. Pero es algo que ni las cifras oficiales pueden mostrar.

En ese contexto, la pauta inflacionaria del 29% para todo el año quedó pulverizada por la realidad. A tal punto eso fue así, que según la tendencia en curso es probable que esa meta sea superada cuando se conozcan los datos de junio.

Al respecto, los gremios con mayor capacidad de negociación -bancarios, camioneros, aceiteros, porteros, estatales, sanidad- ya lograron actualizaciones de salarios que rondan el 45 por ciento. Otros, como construcción y comercio, están en negociaciones por estas horas para ir en el mismo sentido y recuperar el poder adquisitivo de los salarios.

Según los indicadores de salarios del Indec, tampoco todos los grupos de trabajadores recibieron la misma actualización de sus remuneraciones.

En los trabajadores registrados, el índice de salarios total acumula desde mayo del año pasado un incremento de 40.7%, pero el ajuste fue de 43.3% en el sector privado registrado y de 36.2% en el sector público. En el sector informal, en tanto, fue de 40.4 por ciento.

Pero si se posa la mirada en lo que ocurrió en los primeros cinco meses de este año, las diferencias son sorprendentes. Los salarios del sector privado crecieron en ese período 23.3%, mientras que los estatales avanzaron 19.5% y los del sector no registrado apenas 12.5 por ciento.

Más allá de la quita progresiva del ancla salarial por la reapertura de paritarias y con movimientos alcistas en el dólar, la inflación de julio rondará el 3% de acuerdo a las proyecciones privadas. Así, la suba de precios se desaceleraría levemente respecto a junio que marcó un 3.2%, y en los primeros siete meses del año acumulará 29.16 por ciento.