Victoria Rodríguez Ceja fue ratificada este jueves por el Senado de la República como nueva integrante de la Junta de Gobierno del Banco de México (Banxico), con lo cual empezará su nuevo cargo en la institución a partir del 1 de enero del 2022.

Con 78 votos a favor, 21 en contra y 10 abstenciones, la funcionaria se convertirá a partir del siguiente año en la tercera mujer que conforme la Junta de Gobierno de Banxico, junto a las subgobernadoras Irene Espinosa y Galia Borja, esta última con la que ya ha trabajado en la administración pública.

Asimismo, estará acompañada de los subgobernadores Jonathan Heath y Gerardo Esquivel, con el cual también ha colaborado. Y se convertirá en la cuarta integrante de la Junta en ser propuesta por Andrés Manuel López Obrador.

Si bien Rodríguez Ceja fue ratificada sólo como integrante de la Junta de Gobierno del instituto monetario, todo indica que llegará para sustituir a Alejandro Díaz de León como gobernador del banco central. Cuando el presidente Andrés Manuel López Obrador la propuso, dijo que se convertiría en la primera mujer al frente de la institución.

Durante la discusión de su ratificación, en el pleno de la Cámara Alta, las críticas se centraron en que si bien es una funcionaria con estudios, con conocimiento en temas económicos como finanzas públicas, no cumple con los requisitos no sólo para llegar a la Junta de Gobierno, sino para ser gobernadora del banco central.

“Nos estamos lavando las manos al decir que el Senado sólo aprueba a integrantes, pero esta Cámara también puede erguirse como un defensor de la legalidad y, a sabiendas de lo que el Presidente pretende, ser explícitos de que no cumple con los requisitos para ser gobernadora”, aseveró el senador panista Gustavo Madero.

Pese a las críticas, partidos como Morena e incluso el PRD fijaron su postura a favor de Rodríguez Ceja, al considerar que su trayectoria era la adecuada para ocupar el puesto.

“Rodríguez Ceja, cumple con los requisitos establecidos en la ley y es idónea para integrar la Junta de Gobierno de Banxico, ella será la tercera mujer en ser miembro de este importante organismo autónomo. Esta decisión nos debe de honrar a todas y a todos, pues se trata de empoderar a la mujer en espacios que anteriormente sólo eran ocupados por hombres; no dudamos de la capacidad de Victoria Rodríguez Ceja quien ha sido víctima de un innecesario linchamiento político por parte de la oposición”, dijo la senadora de Morena Lucía Meza.

Sin fijar postura

Durante su comparecencia en comisiones, un día previo a su ratificación por el pleno, Rodríguez Ceja aseguró a los legisladores que preservará la autonomía del banco central, además de buscar cumplir el objetivo de mantener una estabilidad en el poder adquisitivo.

La funcionaria, quien fue anunciada luego de que se diera a conocer que el Presidente retiró la propuesta de Arturo Herrera, ex secretario de Hacienda, como nuevo miembro de la Junta, declaró que, tal como lo marca la ley, las reservas internacionales sólo pueden ser invertidas en valores de primer orden en moneda extranjera para reducir el impacto de la volatilidad.

El nombre de Rodríguez Ceja parecía ajeno a Banxico. Cuando fue anunciada por el presidente López Obrador, se generó incertidumbre en los mercados, a espera de conocer la postura de la funcionaria sobre la política monetaria.

En este sentido, Janneth Quiroz, directora de Análisis Económico de Monex, refirió que lo dicho por Victoria Rodríguez en su comparecencia era lo que se esperaba de cualquier miembro de Banxico, y no disipa la incertidumbre sobre su postura en política monetaria.

Mercados siguen evaluando

“Los mercados han estado evaluando qué implica este cambio y todavía no lo sabemos. Hay cierto temor por la injerencia que podría tener el Presidente en Banxico por su cercanía con la funcionaria. Se quiere saber qué sesgo tendrá en cuestiones de política monetaria y ella no ha dicho sobre qué decisión debería estar tomando Banxico”, dijo.

En tanto Luis Pérez Lezama, director de Investigación Económica de Saver ThinkLab, aseveró que hay cierto “optimismo forzado” en el sistema financiero mexicano, mientras que existe el riesgo de un debilitamiento de Banxico ya que la cercanía de Rodríguez Ceja con López Obrador podría provocar que se sacrifique la política monetaria por cumplir con la política social que ha prometido el gobierno.

“El movimiento es forzado, que no tiene una recepción ideal, óptima ante los mercados y que a nivel internacional deja muchas dudas”, aseveró.

anamartinez@eleconomista.mx