El Presidente de Estados Unidos, Donald Trump, reconoció el fracaso en los esfuerzos para acordar con la oposición demócrata un paquete de apoyo a la economía de ese país, duramente golpeada por la pandemia de Covid-19, al afirmar que un paquete de ayuda será aprobado por los republicanos después de las elecciones.

Pronosticó, pese a que las encuestas indican lo contrario, que los republicanos recuperarán el control de la Cámara de Representantes y atribuyó a su titular, la demócrata Nancy Pelosi, el estancamiento de las negociaciones para acordar medidas con las que contrarrestar el impacto de la crisis sanitaria en las empresas y los hogares.

“No está interesada en ayudar a la gente”, dijo Trump a periodistas.

“Pero después de la elección aprobaremos el mejor paquete de estímulo que jamás hayan visto porque creo que vamos a recuperar la Cámara Baja”, agregó.

Tras meses de negociaciones entre Pelosi y el secretario del Tesoro, Steven Mnuchin, y recientes señales de avance, parece haberse agotado el tiempo para aprobar el acuerdo antes del martes próximo.

El líder de la mayoría republicana en el Senado, Mitch McConnell, que se opone a un paquete de estímulo amplio, aplazó las sesiones de la Cámara alta, pese a que se apresuró a convocar una plenaria para confirmar la designación de la jueza Amy Coney Barrett a la Corte Suprema el lunes.

El gobierno republicano y la oposición demócrata negocian un paquete de, al menos, 2 billones de dólares para apoyar la economía, sin embargo, ostentan diferencias sobre el combate al coronavirus y las ayudas a los gobiernos estatales y locales en apuros.

El presidente Trump reiteró su oposición a ayudar a ciudades y estados gobernados por demócratas.

Con un fuerte repunte de los contagios de Covid-19, la necesidad de aprobar un paquete de apoyo adquirió mayor urgencia, en especial porque expiraron o están por expirar varios programas de asistencia, incluyendo una moratoria en las ejecuciones hipotecarias y desalojos, así como préstamos para pequeñas empresas.

A pesar de que el presidente  asegura la aprobación de un paquete después de las elecciones del  3 de noviembre, no está claro si el Congreso podrá aprobarlo antes de que la nueva legislatura se instale en enero.