Es muy probable que este año el Banco de México (Banxico) genere una utilidad equivalente a 2% del Producto Interno Bruto (PIB), que al transferirse, conforme a la ley, a la Secretaría de Hacienda, favorecería el cumplimiento del compromiso de alcanzar un superávit primario de 0.4% del PIB y una reducción de los Requerimientos Financieros del Sector Público, estimó el economista en jefe de Bank of America Merril Lynch (BofAML) para México, Carlos Capistrán.

De confirmarse esta estimación de la utilidad que podría generar Banxico este año, se tendría una transferencia superior a la recibida este año, que fue equivalente a 1.4% del PIB, argumentó.

En la conferencia de prensa sobre las expectativas para el 2017, descartó que sea necesario un mayor recorte al gasto, pues además de esta transferencia de recursos no recurrentes, podría presentarse un mayor ingreso por cuenta del petróleo.

Confió en que estos ingresos no presupuestados, serán destinados a lograr las metas fiscales.

En el evento, admitió que hay una perspectiva de un alza de tasas mayor en Estados Unidos que guiará la tendencia en los réditos de las principales economías, y como México es un deudor neto , anticipa un encarecimiento en el costo del financiamiento.

Costo que podría explicar el hecho de que en los últimos dos años no se haya reducido el gasto gubernamental, acotó.

Retraso en IED

Admite que en el primer semestre del año, la volatilidad e incertidumbre que priva en el mundo por las políticas que aplicará Estados Unidos, retrasará el flujo de Inversión Extranjera Directa (IED) hacia México.

Pero considera que es tan fuerte el lazo económico y comercial que existe entre México y EU, que se sostendrá el intercambio y fluirá el comercio, lo que será favorable para la economía mexicana.

Cuando Estados Unidos decide que va más veloz, nosotros ganaremos un maratón. No hay forma de que no nos arrastre , acotó el CEO de BofAML para México, Emilio Román.

El economista en jefe para México, considera que EU registrará una sólida expansión con la aplicación del plan fiscal del presidente electo.

Comentó que hay un segundo canal de impacto que podría sufrir México por la incertidumbre generada en las decisiones de Donald Trump, tiene que ver con los flujos de capital al mercado.

Anticipó que la balanza de pagos del cuarto trimestre del año, a conocerse en marzo, reflejará salidas de capital , pero que en el balance anual, serán matizadas.

Descarta que se presenten salidas mayores, pues los inversionistas que están en México ven una economía resistente y con buenos ojos las medidas de las autoridades fiscales y monetarias .

Descartó que la salida del gobernador de Banco de México, Agustín Carstens, genere incertidumbre sobre las políticas que seguirá la institución pues advierte que la ley garantiza que el banco central funcione incluso con sólo cuatro personas.

Al respecto, el propio CEO de BofAML para México, Emilio Román, explicó que el Banco de México es una de las instituciones más fuertes del país, y descartó que se pueda mermar esta posición con el relevo del gobernador.

Admitió que este menor flujo capitales productivos y de mercado tendrá repercusión en el crecimiento económico, pero descartó que genere presión de cuentas externas.

Como consecuencia estima que el PIB el año entrante alcanzará una expansión de 1.9%; con una inflación de 4% que reflejará el efecto de la depreciación cambiaria y un tipo de cambio que puede llegar a los 22 pesos por dólar.

Abierta oportunidad ?para izquierda

En coincidencia con el análisis que hizo el miércoles el Instituto de Finanzas Internacionales, Capistrán considera que hay más inquietud en el mercado acerca del relevo electoral del 2018 en México y sus implicaciones en las decisiones fiscales.

Admitió que hay preocupación por la llegada de un gobierno de izquierda. Sin embargo, precisa que incluso en la eventualidad de un cambio de timón de esta naturaleza, el Congreso limitaría cualquier cambio que pudiera significar un retroceso para las condiciones de la reforma energética, por ejemplo.

Comprometido con México: Román Romano

Bank of America Merrill Lynch (BofAML) se queda en México, está comprometido con el país y confía en las enormes oportunidades de largo plazo que ofrece, al presentarse la oportunidad de participar con financiamiento a las empresas globales que lleguen al país, advirtió Emilio Román Romano, director general de la institución en México.

Descartó que, al ser una firma estadounidense, esté en riesgo su estancia en el país, como ha sucedido con otras industrias, y precisó que incluso el año entrante inaugurarán nuevas oficinas, probablemente en abril, aquí, en la Ciudad de México.

Al participar en la conferencia de expectativas para el año entrante, el directivo reconoció que priva un ambiente de cautela ante las políticas comerciales y económicas que podría aplicar la nueva administración de Estados Unidos.

Pero estamos convencidos, afirmó, de que la situación económica está anclada. Por ello vemos un crecimiento sostenido en México para el largo plazo.

Hoy por hoy, estamos más comprometidos que nunca con México y de forma interesante los bancos de Estados Unidos son los mejor capitalizados a nivel mundial porque asimilaron más rápido y de manera más efectiva la situación tras el problema del 2009 (...) Vemos a México como pocas áreas del mundo con crecimiento estable, así que no pensamos en disminuir nuestra participación. Hay crecimiento en el balance del banco y tenemos un compromiso con las grandes empresas y con el país.

En busca de oportunidades

El banquero refirió su participación en la colocación más exitosa de América Latina en lo que va del año, la realizada el lunes por Pemex, y enfatizó que la demanda y colocación, más el resultado de la Ronda 1.4, confirman que los inversionistas están viendo a México como un destino importante para el mediano y largo plazos.

Carlos Capistrán, economista en jefe para México, comentó que en las últimas dos semanas ha conversado con inversionistas interesados en comprar acciones de corporativos cuyos títulos bajaron en el mercado accionario mexicano, tras el triunfo de Trump en Estados Unidos.

A pesar de que ya están subiendo las tasas de bonos a 10 años en Estados Unidos, los inversionistas siguen buscando oportunidades en México, aseguró Capistrán.

Para muestra, explica, tras la caída de las acciones en la Bolsa Mexicana de Valores inversionistas extranjeros están buscando oportunidades para comprar los activos de empresas en México, cuyos precios están demasiado bajos. Sí se espantaron tras el triunfo de Trump, pero siguen buscando oportunidades en el país , enfatizó.

Confianza en Pemex

La petrolera mexicana Pemex emitió un bono histórico de 5,500 millones de dólares, una de las emisiones más altas del 2016, convirtiéndose en la primera empresa regional en hacer una operación después de las elecciones en Estados Unidos.

BofAML fue uno de los agentes colocadores, lo cual, en palabras del CEO para México: Demuestra la capacidad banco de cumplir con la demanda de clientes .

Destacó la relevancia de la operación, en un momento en el que el precio del petróleo registra una mejora y ante la evidencia referida por ellos de que los inversionistas extranjeros siguen buscando oportunidades en México en el sector energético, las cuales quedaron rubricadas con lo que consideró fue un éxito de la Ronda 1.4, con la cual por primera vez queda Pemex asociado con una empresa extranjera, BHP Billiton, quien se adjudicó el proyecto de aguas profundas Trion.

[email protected]