La relajación monetaria que aplicaron 49 bancos centrales del mundo, incluido el Banco de México, durante el año pasado, favoreció a aportar medio punto porcentual de crecimiento a la economía del globo, estimó el Fondo Monetario Internacional (FMI).

Economistas del organismo cuentan 71 recortes de tasas dirigidos en el 2019 por los bancos centrales de cada continente, responsables de la política monetaria en economías avanzadas de importancia sistémica, como la Reserva Federal de Estados Unidos y el Banco Central Europeo entre otros, hasta economías emergentes como México, Brasil e India.

“Se trató de la acción monetaria más sincronizada a nivel mundial desde la crisis financiera del 2008-2009”, consignaron en una nota especial, preparada para la reunión ministerial y de banqueros centrales del G20, que este año se realiza en Arabia Saudita.

En el documento, que hace un diagnóstico económico de la situación mundial, precisan que la política fiscal se volvió especialmente acomodaticia en el 2019, y proyectan que la acción colectiva de los países en este segmento ayudó a impulsar en 0.4 puntos el PIB.

Brote del coronavirus

En el documento explican que la nueva normalidad de la actividad económica tras la crisis mundial seguirá siendo la incertidumbre. Pero sostienen que al presentarse choques no previstos, como ahora el brote del coronavirus en China, esa incertidumbre puede exacerbarse y descarrilar el ritmo de la actividad económica. Por ello, la misma directora gerente del FMI, Kristalina Georgieva, considera que esta emergencia sanitaria ha llegado en el peor momento al empañar el panorama de la actividad económica mundial.

De hecho, consigna que el impacto económico de la emergencia sanitaria y las medidas aplicadas en China para limitar su expansión dependerán del tiempo que se prolongue.

Los expertos del FMI anticipan que el deterioro de la actividad económica china se transmitirá a otros países a través del turismo, la interrupción de las cadenas de suministro y en el precio de las materias primas, como ya lo había advertido la Reserva Federal.

Comercio, en ambiente incierto

Ante la irrupción de eventos que “están fuera del control de las autoridades financieras”, resulta relevante aplicar una estrategia de estímulo mundial que complete los esfuerzos de la política monetaria en tres vías: la construcción de un sistema de comercio global mejor diseñado, abordar la crisis climática y reducir la inequidad.

Ahí mismo, estiman que la firma de la fase 1 del acuerdo comercial entre China y Estados Unidos liberó 2 décimas de punto sobre las expectativas de crecimiento que tiene el organismo para el mundo en el 2020, proyección que hoy se encuentra en 3.3 por ciento.

[email protected]