Será el próximo gobierno el que complete las reformas clave para apuntalar la productividad e impulsar el crecimiento que requiere la economía mexicana, según el Banco Mundial.

Hay que ver cómo procede la agenda legislativa (...) Vemos que hay reformas en el Congreso, pero claramente no vemos estos próximos meses como meses clave para nuevas propuestas. Eso ya quedaría para el próximo gobierno , comentó Gloria Grandolini, directora del Banco Mundial para México y Colombia.

Entrevistada por El Economista, indicó que son las reformas estructurales -como la fiscal, la energética y la laboral- las que otorgarán a la economía los elementos para crecer más allá de 4.5%, como es la expectativa que tiene el organismo internacional para México este año.

De alcanzar el crecimiento del PIB este año de 4.5%, ¿podríamos decir que se podrá recuperar lo perdido con la recesión del 2009?

Sí, claramente éste es el año de la recuperación para México. Pero lo que todos sabemos es que se necesita elevar la productividad y aplicar las políticas estructurales para poder crecer más que eso y no sólo para pensar en recuperar lo perdido.

Estamos por terminar la administración de Felipe Calderón, ¿hay tiempo para completar estos cambios estructurales?

A nivel federal tratamos de tener -en el Banco Mundial- una estrategia del país que está coordinada con la Presidencia. En cierto sentido teníamos un plan estratégico en ciertas áreas como cambio climático e infraestructura, donde sí hemos estado avanzando.

Pero quedan desafíos, nuestra estrategia del país es hasta el 2013 y en realidad lo que vemos es que no es este el momento en que estamos planeando nuevas áreas estratégicas con México. Lo que veremos es cómo terminar la ejecución y el acompañamiento que habíamos planteado en nuestra estrategia del 2008 al 2013.

Entonces, ¿en qué va a consistir el apoyo del Banco Mundial para México en lo que resta de la administración?

Para el Banco Mundial estos próximos meses serán para tratar de terminar la agenda que estábamos trabajando con el gobierno de Felipe Calderón y empezar a pensar en los desafíos donde podamos ir a fondo con la próxima administración.

No es que cambien los proyectos del Banco Mundial con el cambio de administración. La cartera y la estrategia siguen, pero se plantean nuevas soluciones para los desafíos.

¿Los legisladores se han acercado al Banco Mundial para trabajar en conjunto y avanzar para acabar con los desafíos? ¿Pueden ustedes sensibilizarles para generar los cambios?

El Banco Mundial está siendo más proactivo para trabajar con los legisladores y estamos abiertos al diálogo y al apoyo técnico.

Nuestra vicepresidenta, Pamela Cox, ha acudido con los legisladores y nosotros queremos incentivar ese diálogo, pero no es nuestra tarea sensibilizarlos.

[email protected]