La propuesta de reforma a la Ley del Banco de México (Banxico) en materia de captación de moneda extranjera en efectivo, que ya fue aprobada por las comisiones del Senado de la República, pone en riesgo a la institución, advirtió el Instituto Mexicano de Ejecutivos de Finanzas (IMEF).

Si bien reconoce la necesidad de apoyar a las familias y a las actividades productivas legítimas, alertó que la iniciativa puede afectar la operación del banco central y poner en riesgo su credibilidad.

“Las operaciones en efectivo conllevan la posibilidad de que recursos de procedencia ilícita se incorporen en el circuito de efectivo en moneda extranjera que administra el sistema financiero y dicho riesgo sería transferido al Banco de México al imponer la obligación de recibir los recursos en efectivo. Ello podría derivar en sanciones a nivel internacional que inhiban las operaciones del banco central en moneda extranjera”, agregó el instituto.

En este sentido, apuntó que Banxico, a cargo de Alejandro Díaz de León, es una institución que cuenta con una gran credibilidad no sólo a nivel nacional, sino también internacional, además de ser un pilar de la economía mexicana.

“Cualquier iniciativa que afecte su operación y que coloque en riesgo dicha credibilidad tendría un impacto negativo profundo sobre el entorno para promover la inversión y sobre la estabilidad macroeconómica de México”, agregó.

Por ello, el IMEF exhortó al Senado de la República a revisar caminos alternativos para apoyar a las familias y empresas que están vinculadas con este tipo de operaciones, los cuales no pongan en riesgo la operación del banco central y la disponibilidad de la reserva de los activos internacionales del país.

La semana pasada, las Comisiones Unidas de Hacienda y Crédito Público y de Estudios Legislativos, Segunda, del Senado aprobaron el dictamen correspondiente a la iniciativa con proyecto de decreto para reformar los artículos 20 y 34 de la Ley de Banco de México.

Ante la postura de algunos organismos, expertos y el propio Banxico, el Senado acordó con el banco central instalar una mesa de trabajo para el análisis de dicha iniciativa.

¿Qué se quiere reformar?

La iniciativa que se dictaminó busca que el excedente de efectivo que captan las instituciones de crédito, y que no pueda ser repatriado a su país de origen, pueda formar parte de la reserva internacional.

ana.martinez@eleconomista.mx