En el primer trimestre del año, el gasto que se destina a los subsidios, transferencias y aportaciones del sector público se redujo en 11.3%, respecto del mismo periodo del 2016, afectando principalmente a los sectores de vivienda, comunicaciones y turismo.

De acuerdo con información de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), los subsidios a vivienda registraron una reducción de 50.8%, en términos reales, pasando de 22,483 millones de pesos que registraron en el primer trimestre del 2016 a 11,616 millones de pesos.

Desde que inició el año, el rubro de vivienda y servicios a la comunidad ha registrado reducciones al gasto de manera significativa, considerando mes contra mes. En enero registró una disminución de 64.1%; mientras que en febrero de 42.4% y en marzo de 44.1 por ciento. Es decir, tres meses consecutivos con reducciones de más de 40 por ciento.

Los subsidios que se entregan para el desarrollo económico del sector de comunicaciones registró una reducción anual de 40.7%, en los primeros tres meses del año, pasando de 1,353.6 millones de pesos a 842.8 millones de pesos.

Al igual que vivienda, el rubro de subsidios y transferencias al sector de comunicaciones inició el primer mes del año con una reducción de 48.8%; en febrero fue por 45.3% y en marzo se redujo en 18.5%, mes contra mes.

Con respecto a los subsidios al sector turístico, se observó una disminución anual de 61.8%, en el primer trimestre del año, pasando de 1,036 millones de pesos a sólo 416 millones de pesos.

Si bien este rubro inició el año con un incremento de 101.8% en los subsidios que recibe, en febrero empezó a registrar reducciones de 34.5% y en marzo registró la mayor reducción en 82.7%, mes contra mes. Sólo considerando marzo, recibió transferencias por apenas 154 millones de pesos.

Es más fácil recortar ?en inversión

José Luis de la Cruz, director del Instituto para el Desarrollo Industrial y el Crecimiento Económico, comentó que debido a que el gobierno federal busca cumplir sus metas fiscales para este año, ha tenido que reducir gastos que estén relacionados con la inversión, pues es más fácil que reducir el gasto corriente.

Al final del día deben sacrificar rubros relacionados con la infraestructura, la inversión o el fomento a la vivienda para lograr sus metas fiscales como el superávit primario de 0.4% del Producto Interno Bruto , comentó.

Explicó que el hecho de que el gobierno decida sacrificar cada año más del gasto en inversión pública, se traduce en el bajo crecimiento económico que ha tenido en las últimas décadas. Se ha recortado la inversión desde hace 40 años en los programas de ajuste fiscal, lo que ha buscado el gobierno es tener un equilibrio y reducir el déficit público, pero no asegura mantener los pilares del crecimiento que ayuden avanzar a la economía del país .

Refirió que, además, la estrategia de la distribución del gasto público tampoco ha sido la mejor, pues en los últimos 30 años, el dinero que se destina a los subsidios y transferencias crece de manera significativa; sin embargo, no ha colaborado en reducir la pobreza ni mejorar la calidad de vida de los beneficiarios de programas sociales que dependen de estos recursos.

Los subsidios se han visto como un mecanismo para intentar generar lo que no se da por crecimiento, por un buen desempeño del mercado laboral o empresarial, pero hay programas que en vez de ayudar a mejorar, están empeorando la situación del desarrollo social del país , refirió.

Reducen subsidio en educación

Los subsidios y transferencias que se hacen a programas de educación se redujeron en 3.7%, un total de 53,032 millones de pesos, este monto representa 33% de lo que se presupuesta a todos los subsidios.

En los apoyos que se dan a Ciencia, Tecnología e Innovación también se percibió una reducción de 13.3% en el primer trimestre del año, con lo que sólo contó con recursos por 8,325 millones de pesos.

Ambos rubros acumulan tres meses consecutivos con reducción en subsidios y transferencias.

Los subsidios entregados a las entidades federativas a través del Ramo 23 Provisiones Salariales y Económicas y otros ramos de la Administración Pública Centralizada sumaron 16, 415 millones de pesos.

elizabeth.albarran@eleconomista.mx