Se trata de la mayor tasa de crecimiento para el Impuesto al Valor Agregado desde el 2014, en línea con la tónica de recuperación económica; en el caso del IEPS y el ISR no se logró la meta. La recuperación del precio internacional del petróleo, que llevó a Hacienda a otorgar estímulos fiscales a gasolinas desde febrero, afectó a los ingresos por impuestos especiales

La recaudación del Impuesto al Valor Agregado (IVA) de enero a octubre de este año superó las expectativas que tenía el gobierno para el periodo, caso contrario a lo que pasó con los ingresos que se obtuvieron por el Impuesto Especial sobre Producción y Servicios (IEPS) y el Impuesto sobre la Renta (ISR), de acuerdo con los datos divulgados por la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP).

En el Informe sobre las Finanzas Públicas y la Deuda Pública de octubre la Secretaría de Hacienda detalló que los ingresos tributarios sumaron poco más de 2.9 billones de pesos, lo que significó un incremento anual de 1.6 por ciento.

Este aumento se explicó, en mayor medida, por la recaudación de IVA, un impuesto que está relacionado al consumo. Este gravamen dejó recursos por 943,054 millones de pesos, 11.5% más que el año pasado, y la mayor tasa de crecimiento para un periodo similar desde el 2014, cuando crecieron 16.3 por ciento.

El aumento de la recaudación por este gravamen obedeció, de acuerdo con la dependencia a cargo de Rogelio Ramírez de la O, al fortalecimiento del mercado interno, esto en línea con la tónica de recuperación en la actividad económica mexicana.

Los ingresos petroleros del sector público registraron un crecimiento real anual de 64.3% con respecto al periodo enero-octubre del 2020 como resultado, principalmente, del incremento en el precio del petróleo”.

SHCP, informe sobre las finanzas públicas y la deuda pública.

Asimismo, el IVA superó la expectativa que tenía el gobierno. En el periodo recaudó 119,625 millones de pesos más a lo estimado, monto mayor a los 107,603 millones de pesos que gastó la Secretaría de Salud en el periodo, por ejemplo.

Los impuestos a las importaciones también mostraron un crecimiento significativo, luego de que el año pasado se vieran impactados negativamente por las restricciones para contener el Covid-19. De enero a octubre dejaron 60,148 millones de pesos, 18.5% más en comparación con el año pasado y fueron 8,664 millones de pesos mayores a lo esperado.

La historia fue diferente para el IEPS, el cual dejó una recaudación de 343,108 millones de pesos, 14.5% menos en comparación anual, y 83,306 millones de pesos por debajo de lo que se tenía estimado para el periodo.

Lo anterior se explicó por la caída en el IEPS que se cobra a las gasolinas, el cual se contrajo 24.6% anual ante la recuperación del precio internacional del petróleo, lo que llevó a Hacienda a otorgar estímulos fiscales, desde febrero pasado, para evitar una mayor afectación en el bolsillo del consumidor.

En el caso del ISR, este gravamen dejó al erario público poco más de 1.5 billones de pesos, apenas 0.1% más respecto al mismo periodo del 2020 y 47,352 millones de pesos menos de lo estimado.

Contribuyentes aportan 62% de los ingresos

La Secretaría de Hacienda destacó que, en lo que va del sexenio, los pagadores de impuestos han aportado más de la mitad de los ingresos presupuestarios, esto gracias a las mejoras en el marco tributario.

“A lo largo de los primeros tres años del sexenio, en promedio, lo ingresos tributarios en enero-octubre han representado 62.6% de los ingresos totales, lo que muestra una menor dependencia en las finanzas públicas de los ingresos petroleros, y las mejoras en el marco tributario”, destacó la SHCP.

De enero a octubre de este año, los ingresos presupuestarios del sector público sumaron 4.7 billones de pesos, lo que significó un incremento de 5.1% en comparación anual.

Desde la llegada de Andrés Manuel López Obrador al gobierno, el Servicio de Administración Tributaria (SAT), que se encarga de recaudar los impuestos y revisar el cumplimiento de las obligaciones fiscales de los contribuyentes, empezó con un combate más agresivo contra la evasión fiscal gracias a modificaciones aprobadas, como la eliminación de la compensación universal, la reforma fiscal penal y el cobro de impuestos por ganancias en plataformas digitales, entre otros.

Asimismo, se empezó a realizar una mayor fiscalización sobre los contribuyentes, sobre todo a los denominados como grandes contribuyentes, por lo cual empresas como IBM, América Móvil, BBVA entre otros llegaron a acuerdos con el fisco para pagar adeudos fiscales de años pasados.

Petroleros crecen 64.3%

En el caso de los ingresos que se obtienen por el petróleo, la Secretaría de Hacienda informó que éstos fueron por 776,621 millones de pesos, 64.3% más que en el mismo periodo del año pasado.

Además, los ingresos petroleros superaron en 2,325 millones de pesos lo pronosticado para los primeros 10 meses del año.

“Los ingresos petroleros del sector público registraron un crecimiento real anual de 64.3% con respecto al periodo enero-octubre del 2020 como resultado, principalmente, del incremento en el precio del petróleo. Al interior, los ingresos del gobierno federal y Petróleos Mexicanos mostraron incrementos reales anuales de 33.2 y 85.3%, respectivamente”, destacó la dependencia.

El año pasado, ante las restricciones de movilidad para contener los contagios por Covid-19, se propició una menor demanda del petróleo, por lo que su precio empezó a caer e, incluso, llegó a números negativos.

A partir de este año, el precio se ha empezado a estabilizar. Al cierre de octubre, la mezcla mexicana cotizaba en 77.6 dólares por barril.