La Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) consideró la recaudación fiscal en México como “la más llamativa en la región”. El Servicio de Administración Tributaria (SAT), a cargo de Raquel Buenrostro, puso en práctica una serie de acciones que generaron recursos adicionales equivalentes a 2.2% del Producto Interno Bruto (PIB) mexicano durante el año de la pandemia.

Entre las acciones que destacó la Cepal, encabezada por Alicia Bárcena, están las medidas de fiscalización dirigidas a combatir la evasión y la elusión en materia fiscal que representaron 1.7% del PIB. En este sentido, el SAT reveló que de enero a diciembre del 2020, el gobierno obtuvo 3.3 billones de pesos por el pago de impuestos de los contribuyentes, lo que representó un incremento de 0.7% respecto al 2019.

La comisión reconoció que los resultados de ingresos tributarios obtenidos en los países de la región en el 2020, fueron heterogéneos y por lo tanto en la mayoría de los países se registró una reducción significativa de esos ingresos (con caídas equivalentes a 0.8% del PIB o más en siete países). Sin embargo, en otras naciones la presión tributaria subió durante el año pasado.

La presión tributaria se incrementó en México y El Salvador. En el caso mexicano la recaudación tributaria aumentó, en términos nominales, 1.3% del PIB y 0.8% en términos reales, a raíz de los esfuerzos del SAT. En El Salvador, aunque los ingresos tributarios retrocedieron en términos reales, la caída se atenuó gracias al aumento de la recaudación del Impuesto sobre la Renta (ISR) de las personas morales como resultado de la amnistía tributaria implementada durante el 2020, reveló la Cepal en su informe “Panorama Fiscal de América Latina y el Caribe”.

Sistemas tributarios deben ser el pilar

Los sistemas tributarios deben transformarse en el pilar del financiamiento para el desarrollo sostenible. Además generarían una reducción de la desigualdad de manera directa, al proporcionar los recursos para financiar el gasto, la inversión pública y los sistemas de protección social mediante una recaudación progresiva, aseguró la Cepal.

La Cepal estima que la evasión y la elusión fiscal de ISR es 3.8% del Producto Interno Bruto de la región (PIB) y en el caso del Impuesto al Valor Agregado (IVA) de 2.3 % del producto. Lo que en el 2018 sumó un total de 325,000 millones de dólares.

Cayó la recaudación tributaria

La recaudación tributaria en América Latina retrocedió 0.5% del PIB en el 2020. Sin embargo, a pesar de recibir un fuerte choque en el segundo trimestre del año pasado; la recaudación de los principales impuestos en la región se recuperó en la segunda mitad del año, en línea con la reapertura de la actividad económica, detalló la Cepal.

“Entre marzo y mayo, los ingresos por concepto del Impuesto al Valor Agregado cayeron más de 40% en términos reales en algunos países. En particular, destaca el declive de la recaudación del IVA aplicado a las importaciones en ese periodo, lo que refleja el colapso de éstas y del precio internacional del petróleo crudo. Sin embargo, a partir de junio, la caída de la recaudación se desaceleró y en noviembre se registraron tasas de crecimiento positivas", refiere la Cepal.

valores@eleconomista.mx