El gobierno de Puerto Rico está tan escaso de fondos que podría quedarse sin combustible ni electricidad, indicaron las autoridades.

El territorio estadounidense llegó a un acuerdo tentativo con Total Petroleum Puerto Rico Corp, luego de que la empresa advirtió que no podrá abastecer de combustibles a los vehículos estatales, debido a la deuda del gobierno, que asciende a 16 millones de dólares, aseguró Danny Hernández, portavoz de la Administración de Servicios Generales.

Explicó que el acuerdo se mantendrá sólo si el gobierno cancela 3 millones de dólares el lunes y otros 4 millones antes de fin de mes.

La empresa eléctrica puertorriqueña anunció que tendrá que interrumpir el servicio a tres hospitales y clínicas, debido a que no han pagado los millones de dólares que le deben. José Daniel Echevarría, portavoz de la Autoridad de Energía Eléctrica, afirmó que las interrupciones del servicio se podrán evitar sólo si los hospitales y las clínicas acceden a un plan de pago en los próximos días.

La empresa el mes pasado dejó de suplir energía a la Autoridad de Transporte y Carreteras, debido a la falta de pago. El servicio fue restablecido cuando se acordó un plan de pago.

La crisis financiera está empeorando en momentos en que Puerto Rico lleva nueve años de estancamiento económico, con una deuda de 72,000 millones de dólares que, según el gobernador, es imposible de pagar y debe reestructurarse.

Jesús Manuel Ortiz, secretario de Asuntos Públicos, indicó en conferencia de prensa que se están viendo las primeras consecuencias de la crisis y que ello empeorará si no se enfrenta la realidad.

Ortiz reiteró el pedido del gobierno puertorriqueño al Congreso estadounidense de crear algún esquema bajo el cual San Juan pueda declararse en bancarrota. El gobierno ya enfrenta su primera demanda sobre cómo ha destinado ciertos fondos para pago de bonos a medida que disminuye su liquidez.

Miembros de la Comisión de Recursos Humanos de la Cámara de Representantes de Estados Unidos sostendrán un debate hoy martes sobre la crisis económica de la isla. El presidente de la Cámara Baja, el republicano Paul Ryan, recientemente prometió que la institución hallará este año una solución responsable al problema de deuda de la isla.

A finales de junio del año pasado, Alejandro García Padilla, gobernador de Puerto Rico, reconoció en una entrevista a The New York Times y más tarde, en un mensaje televisivo a toda la isla, la imposibilidad de pagar la deuda.

La deuda pública, considerando el nivel de actividad económica actual, es impagable , reiteró el gobernador ante las cámaras.

Estados Unidos tiene precedentes de poblaciones que se han declarado en bancarrota, como ocurrió con Detroit, aunque el caso de Puerto Rico es especial, no sólo por el tamaño de su deuda (casi cuatro veces más que la de Detroit), también porque, al ser un estado asociado, legalmente no tiene la opción de ampararse bajo la Ley de Quiebras.