El West Texas Intermediate (WTI) dejará de ser la única referencia para calcular el precio del petróleo mexicano para efectos de la iniciativa de Ley de Ingresos de la Federación del 2015.

Lo anterior, derivado de las nuevas medidas, metas y proyecciones que contendrá el paquete económico del próximo año con base en las modificaciones a la Ley Federal de Presupuesto y Responsabilidad Hacendaria (LFPRH) que se aprobaron el año pasado como parte de la reforma fiscal y que fueron publicadas en el Diario Oficial de la Federación el viernes pasado.

Así, el Proyecto de Presupuesto de Egresos (PPEF) y los Criterios Generales de Política Económica del 2015 incluirán, por primera vez en la historia del proceso presupuestario, límites al gasto corriente y transparencia en la composición de los pasivos del gobierno federal.

Se autoriza considerar las cotizaciones de otras mezclas de crudo en lugar de los futuros del WTI de Estados Unidos del mercado de intercambio mercantil de Nueva York. Esto, siempre y cuando se tome en consideración la opinión de expertos en la materia y que coticen en los mercados de futuros reconocidos en los términos de la Ley del Mercado de Valores.

Esto significa que en la fórmula que se usa para calcular el precio de la mezcla mexicana, se podrá referenciar al Brent del Mar del Norte, el bruto de Dubai o una cesta de la OPEP que tiene siete variedades de crudo de Argelia, Nigeria, Arabia Saudita, Emiratos Árabes y Venezuela.

El WTI de alta calidad y menos pesado por su bajo contenido en sulfuro , por lo general, cotizaba 1 dólar más que el Brent y ?2 dólares más que el Dubai, pero en los últimos años no ha sido así.

MÁS AUSTERIDAD

Por otro lado, la reforma a la LFPRH ?contempla nuevas medidas de disciplina y austeridad que fueron promovidas por los senadores del PRD, Mario Delgado y Armando Ríos Piter, las cuales tendrán que ser entregadas al Congreso a más tardar en abril y dar a conocer a partir del segundo informe trimestral de las finanzas públicas.

En los anteproyectos de presupuesto, todas las dependencias deberán considerar indicadores de desempeño para formar parte del Presupuesto e incorporar sus resultados en la Cuenta Pública. Los Criterios de Política Económica contendrán estimaciones del Producto Interno Bruto potencial de los 10 años anteriores y proyecciones para los próximos cinco años.

Para el 2015, se tendrán que poner metas anuales de los Requerimientos Financieros del Sector Público y entra en vigor la regla del gasto estructural para poner límites al gasto corriente.

También se tendrán que hacer proyecciones de las finanzas públicas con un periodo de cinco años y entregar a las comisiones de Hacienda y Presupuesto de la Cámara de Diputados un documento con la composición de los pasivos públicos (laborales, contingentes y cómo se computan los balances fiscales).

leonor.flores@eleconomista.mx