Las constantes caídas en la producción de crudo por parte de Petróleos Mexicanos (Pemex) meten presión a las finanzas públicas del país y a la meta de superávit primario que contempla el gobierno de 1% del Producto Interno Bruto (PIB) para el cierre del 2019, indicaron expertos.

“Al haber menos ingresos por la venta de producción de petróleo se reduce la posibilidad de llegar a la meta de superávit primario que han programado de 1% del PIB”, explicó Raymundo Tenorio, economista del Tecnológico de Monterrey.

El superávit primario es la diferencia entre los ingresos y gastos que realiza el gobierno federal sin considerar el pago de intereses de la deuda, “entonces, es probable que el gobierno tenga menores ingresos para la cantidad de gastos que quiere hacer, ello sin considerar el pago de intereses de la deuda”, detalló Tenorio.

Datos de Pemex indican que, en mayo, la producción de crudo fue de 1.66 millones de barriles diarios, lo que significó una reducción de 10.1%, respecto al mismo periodo del 2018 cuando se reportaron 1.85 millones de barriles diarios.

Con dicho escenario, es probable que, en el quinto mes del año, los ingresos petroleros del país sean menores (Hacienda dará a conocer los datos el próximo viernes), pues en abril, la producción de crudo cayó 10.3%, lo que ocasionó que los ingresos petroleros presentaran una reducción de 21.8 por ciento.

Jorge Sánchez Tello, director de Investigación Aplicada de la Fundación de Estudios Financieros (Fundef), agregó que el tener un superávit primario envía una señal a los mercados y a las calificadoras de que se tendrán finanzas públicas sanas y no se incurrirá en un endeudamiento irresponsable.

“Es importante que el gobierno conserve esa señal de que va a mantener un superávit primario porque hay incertidumbre de cómo se van a manejar las finanzas públicas, sobre todo por las presiones que se tienen en el gasto y con la constante caída de los ingresos petroleros”, señaló.

Sánchez Tello mencionó que, si bien ha reducido la participación de los ingresos petroleros sobre los ingresos totales, aún representan un importante motor para las finanzas públicas. En el primer cuatrimestre del año, los ingresos petroleros contribuyeron con 14.7% de los ingresos totales, lo cual contrasta con 34.7% que aportaron en los primeros cuatro meses del 2013, de acuerdo con datos de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público.

En junio, una mejor producción

Durante la conferencia matutina del presidente, el director de Pemex, Octavio Romero, indicó que, en junio, la petrolera estará produciendo 1.68 millones de barriles diarios, un ligero incremento a lo que se reportó en mayo; mientras que para el final del año, la empresa productiva del Estado podría registrar una producción de 1.83 millones de barriles diarios.

Tenorio consideró posible que los ingresos petroleros puedan mostrar una recuperación, pero hasta el mes de noviembre, cuando se active el desarrollo de 22 campos en los que se perforarán 116 pozos para aumentar la producción petrolera.

Para Sánchez Tello es lejana la posibilidad de que el gobierno pueda incrementar su producción petrolera en más de 2 millones de barriles diarios, aun con los nuevos campos que empezarán a producir en noviembre.

Ambos analistas coincidieron en que, si bien los ingresos tributarios han mostrado crecimiento en la recaudación, éstos no serán suficientes para cubrir el faltante de los ingresos petroleros.

“La captación de ingresos que se obtienen de Impuesto Especial sobre Producción y Servicios e Impuesto sobre el Valor Agregado en combustibles y los derechos sobre producción no será suficiente, pues con los programas de flexibilización fiscal, el erario percibirá menos ingresos de la petrolera”, destacó Tenorio.

[email protected]