Para Bank of America-Merrill Lynch (BofA-ML) Global Research, los bajos salarios, los impuestos más altos y las débiles remesas son las causas del bajo consumo que se ha registrado en México, situación que prevé se mantenga, al menos, durante el primer trimestre del 2014.

Carlos Capistrán, economista en jefe para México de BofA-ML, explica que los indicadores de consumo se desaceleraron en el 2013, toda vez que el privado creció 2.3% interanual en los primeros tres trimestres del 2013, lo que resultó 2.4 puntos porcentuales debajo de 4.7% del 2012. Asimismo, las ventas al menudeo bajaron 0.6% interanual durante los 11 primeros meses del año pasado, mientras que en el 2012 crecieron 3.7% interanual.

Desde nuestra perspectiva, esto podría vincularse a algunos determinantes de consumo; las remesas cayeron 3.6% interanual en el 2013; la masa salarial real aumentó 3.6% en el 2013, 1.2 puntos porcentuales menos que la cifra de 4.8% del 2012; y la confianza del consumidor cayó 1.4% después de un fuerte descenso interanual de 3.3% en el segundo semestre del 2013, debido, principalmente, al anuncio de nuevos y más altos impuestos. La confianza del consumidor cayó 15.5% interanual en enero, la mayor caída desde el 2009 , argumenta.

Los bajos salarios en México son, en parte, consecuencia de una mayor tasa de participación y un aumento en la oferta de trabajo debido a la demografía y a una menor emigración hacia Estados Unidos, explica.

De manera cíclica, también fueron afectados por una brecha de producción negativa en el 2013. El salario de base nominal incrementó 3.9% en el 2013, mientras que la inflación promedio fue de 3.8 por ciento. Así, el resultado fue un aumento interanual de 0.1% en el salario base real , enfatiza.

Por otra parte, Capistrán indica que, aunque hubo mayor flexibilidad en la creación de empleos, posiblemente debido a la reforma laboral, este rubro no fue inmune a la desaceleración de la actividad económica. La creación de empleos se vio afectada de manera negativa por el desempeño desfavorable del sector de la construcción. Dos de las principales vivienderas reportaron en promedio 37.8% menos empleados en los primeros tres trimestres del 2013 en comparación con el 2012 .

El economista en jefe para México de BofA-ML recuerda que la inflación en enero pasado fue de 4.48% interanual y aunque las más recientes cifras apuntan a que se trata de un aumento temporal por los nuevos y más altos impuestos, prevé que cierre el 2014 en 4.2% interanual.

Prevemos que este camino negativo continúe para el consumo y la confianza, por lo menos hasta el primer trimestre del 2014, ya que se espera que los nuevos y más altos impuestos reduzcan la renta disponible del consumo privado en 1% del PIB , enfatiza.

Comenta, sin embargo, que podrían ser dos las fuerzas que ayuden a la recuperación económica y eventualmente al consumo: el fuerte crecimiento que se espera para EU y que la tasa de interés interbancaria se mantenga en niveles bajos, lo que ayudaría a incrementar el crédito.