Más de 2,000 pensionados coreando: No podemos vivir con 300 euros marcharon por el centro de Atenas para protestar contra los planes del gobierno izquierdista de reformar drásticamente el sistema de pensiones.

Las protestas se realizaron además en otras 12 ciudades contra las reformas, las cuales buscan fusionar los grandes fondos de pensiones y harían el sistema menos dependiente de financiamiento estatal directo.

Los fondos de pensiones han sido golpeados por un masivo acuerdo de reestructuración de la deuda en el 2012, el envejecimiento de la población y las pocas contribuciones debido al alto desempleo.

Recortadas ya durante años de medidas de austeridad, las pensiones se han convertido en una fuente vital de ingresos para familias desempleadas, en un país con una limitada red de bienestar social en el que la cohabitación de grandes familias es relativamente común.

La pensiones van a ser reducidas. Los recortes en el sistema de salud son enormes. Estamos en el punto de no tener atención médica, ni medicamentos. No podemos quedarnos con los brazos cruzados , sostuvo Yannis Antoniou, jefe de la asociación de pensionistas bancarios, quien participaba en la marcha.

Parece que este gobierno ha decidido no dejar nada en pie, pero nosotros estamos determinados también a no conformarnos y no aceptarlo , agregó.

Las reformas demandadas por los acreedores en el rescate han empeorado las relaciones entre el partido gobernante de izquierda Syriza y los sindicatos, que han convocado a una huelga general para el 3 de diciembre, dos días antes de la votación de un presupuesto de austeridad en el Parlamento.

El primer ministro, Alexis Tsipras, está pasando trabajos para contener la disensión dentro de su propio partido a causa de las medidas de austeridad y ha visto su mayoría parlamentaria caer a apenas tres escaños.

Tsipras llamó a los líderes de la oposición griega a realizar una reunión de emergencia este fin de semana para buscar un consenso sobre la reforma de pensiones.

Agricultores, contra la austeridad

La semana pasada 4,000 agricultores se manifestaron en Atenas contra un alza de impuestos decidida por el gobierno a petición de los acreedores de Grecia, la Unión Europea y el Fondo Monetario Internacional.