El Parlamento suizo aprobó este lunes una nueva convención de doble imposición con Estados Unidos, que flexibiliza el secreto bancario.

En virtud de esta nueva convención, las informaciones sobre los estadounidenses que colocaron fondos no declarados en Suiza podrán ser entregadas con mayor facilidad a la justicia norteamericana.

La nueva convención, adoptada por 110 votos a favor frente a 56 en contra y 14 abstenciones, autoriza las solicitudes de las autoridades estadounidenses a los bancos suizos para obtener informaciones sobre clientes sospechosos de evasión fiscal.

Esta convención debería facilitar las negociaciones de Berna con Washington en un momento en que once bancos suizos están en el punto de mira de la justicia estadounidense por haber alentado a sus clientes a colocar fondos no declarados.

Las autoridades estadounidenses podrán obtener informaciones sobre los contribuyentes, que no estén identificados por su nombre o dirección, en el caso de que el banco o sus colaboradores hayan tenido comportamientos ilegales.

Aunque el comportamiento del banco sea intachable, tendrá que identificar a la persona sospechosa de fraude fiscal, para obtener la ayuda administrativa de Suiza.

klm