Para el 2021, el gobierno federal deberá presupuestar más de 1 billón de pesos para el pago de pensiones y jubilaciones del sector público, lo que representa una presión fuerte para las finanzas públicas del país, pues los ingresos son cada vez más limitados.