En el marco de la controversia por la distribución de recursos a las entidades federativas por parte del gobierno federal, el secretario de Hacienda, Arturo Herrera Gutiérrez, indicó que es necesario replantear el modelo de cómo los estados reciben recursos desde la federación; sin embargo, esta discusión se debe de tener después del próximo periodo electoral, con el fin de que el tema político no desvirtúe el debate.

Al participar en el conversatorio “El Pacto Fiscal”, organizado por el Colegio de México, Herrera Gutiérrez indicó que es necesario replantear el modelo con la finalidad de no depender sustancialmente de los ingresos petroleros, como se hacía en el pasado, y para reducir la desigualdad entre las entidades, pero también con el sentido de justicia para aquellos gobiernos que recaudan más.

“Va a ser un año electoral pero particularmente álgido, no solamente son las elecciones de medio término que renuevan los diputados sino de manera inusual hay 15 de 32 gubernaturas en juego... Entonces, todo proceso de reforma o discusión, está necesariamente filtrada por el tema político, entonces es parte de lo que está marcando esta discusión”, comentó.

Herrera aseguró, que la distribución de recursos se hace en apego a la Ley de Coordinación Fiscal por lo que descartó que Hacienda haga un uso discrecional en la entrega de dinero a las entidades.

“Es sano tener una discusión si la actual ley de Coordinación Fiscal tiene el mecanismo adecuado para cumplir con la equidad y regresarle a quienes producen los recursos. En la jerga fiscal a estos dos objetivos se le suele llamar como el efecto compensatorio, que es donde le das a quienes menos tienen, y el efecto resarcitorio, que le regresas a quienes generaron los ingresos”, acotó el funcionario.

Herrera Gutiérrez enfatizó la importancia de despetrolizar las finanzas, ya que si bien, por muchos años el petróleo ayudó a los recursos que recibían las entidades, ahora que su precio es menor al de tiempo atrás, es importante tener otro enfoque sobre la fuente de ese dinero que reciben.

“Hace algunos años, hasta 50% de los ingresos eran del petróleo. En cierta medida, ha sido el petróleo extremadamente generoso con nosotros, pero el petróleo es una materia prima que en febrero estuvo a 55 dólares por barril, hoy está en 39 dólares. El precio promedio en abril fue de 12 dólares por barril y en un periodo de cinco días estuvo a menos de cero. Entonces, el presupuesto no puede depender tanto de una materia prima tan bondadosa pero tan caprichosa”, apuntó Herrera Gutiérrez.

El funcionario resaltó la desigualdad que existe entre los niveles económicos de las entidades federativas, ya que, ejemplificó, si Oaxaca siguiere creciendo a las mismas tasas que lo ha hecho en los últimos 30 años, tardaría cerca de 180 años para tener un PIB per cápita como el que tiene actualmente Nuevo León.

“La riqueza está mal repartida, si lo vemos a través de los individuos y a través de los estados. La entidad que tiene el ingreso per cápita más alto es la Ciudad de México y la que tiene menos Chiapas, Oaxaca y Guerrero”, explicó el funcionario.

Discusión por Covid

Herrera indicó que la controversia actual sobre los recursos que generan las entidades federativas, está motivada por la presión que ha puesto el coronavirus (Covid-19) en las finanzas de todos los niveles.

Herrera Gutiérrez reconoció que muchos gobernadores le han expresado que parte de la discusión del Pacto Fiscal es para saber si pueden hacerse de más recursos para sus estados en el contexto de la contingencia.

¿Qué es el Pacto Fiscal?

El Pacto Fiscal es un esquema vigente desde 1980, con el cual las entidades renuncian a sus potestades fiscales, mismas que fueron adquiridas por la federación, con la intención de regresar parte de la recaudación que realiza el gobierno federal en los estados.

fernando.gutierrez@eleconomista.mx