Las perspectivas para el crecimiento de la economía chilena este año continúan subiendo como la espuma, acercándose tímidamente al rango proyectado por el Banco Central en el Informe de Política Monetaria (IPoM) entre 8.5% y 9.5 por ciento. Sin embargo, no se puede decir lo mismo respecto a las apuestas para los próximos dos años.

Así lo revelan los resultados de la Encuesta de Expectativas Económicas (EEE) publicados por el instituto emisor, en el que los consultados aumentaron por octavo mes sus pronósticos de expansión del Producto Interno Bruto (PIB) este año, para situarlo en 8%, un punto porcentual por sobre la encuesta de junio.

Así, la estimación queda cerca de la parte baja del rango de la autoridad monetaria. El Ministerio de Hacienda actualizará su escenario macro, dejando atrás la expectativa de 6% que expuso en abril.

Los consultados prevén que el Índice Mensual de Actividad Económica (Imacec) se haya expandido un 16.5% en junio, cifra que se conocerá a fines de este mes, mientras que anticipan que el Producto crecerá un 11.9% anual en el tercer trimestre.

En la misma línea que el emisor, la Encuesta de Expectativas Económicas dio cuenta de una nueva rebaja en las perspectivas de PIB para 2022 y 2023, las que se redujeron por segundo mes consecutivo. De esta manera, los economistas prevén que la economía crecerá un 3% el próximo año, desde el 3.1% que proyectaban hace un mes. Mientras que para el ejercicio posterior ven un avance de 2.5%, una décima por debajo de lo anticipado en el sondeo previo.