En julio, los asesores económicos de inversionistas globales refirieron percepciones mixtas sobre sus expectativas acerca de México.

Por séptimo mes consecutivo, se incorporaron correcciones positivas, esta vez del Deutsche Bank y de The Economist Intelligence Unit, que elevaron sus pronósticos en una y dos décimas de punto para llevar sus previsiones de crecimiento económico de México hasta 3.6 y 3.7% respectivamente.

En el mes, 18 despachos de análisis, corredurías y consultorías de inversionistas refirieron expectativas de crecimiento para la economía mexicana de entre 3.5 y 4.1 puntos del PIB.

Sin embargo, por primera vez en lo que va del año, LatinFocus recoge en su comparativo mensual dos recortes de expectativas de crecimiento para México, por parte de JP Morgan y Oxford Economics.

Estas revisiones a la baja en el pronóstico de crecimiento mexicano motivaron que el Consensus Forecast del mes se mantuviera igual que el del mes pasado, en 3.6 por ciento.

REFORMAS EN RIESGO

Tal como ha arrojado el ejercicio mensual de recopilación de la consultoría LatinFocus desde hace tres meses, en julio, el promedio del mercado espera una suave actividad económica para el año próximo que llevaría al PIB mexicano a crecer hasta 3.4 por ciento.

En el análisis de julio, los especialistas de la consultoría LatinFocus hicieron una observación a los resultados de las elecciones presidenciales del país. Tras reiterar que Enrique Peña Nieto, el candidato del PRI, obtuvo la mayoría de los votos, realizaron un análisis sobre la expectativa de las reformas estructurales.

Refirieron la intención de Peña Nieto de impulsar la reforma energética que permitiría la inversión privada en segmentos de exploración y desarrollo de petróleo y generación de electricidad. Ésta sería una reforma que atraería importantes flujos de inversión.

[email protected]