Ómicron, la nueva variante del Covid-19, es un nuevo riesgo tanto para la economía global –que se encuentra aún en una etapa de recuperación– así como para los niveles de inflación, de por sí ya altos en todo el mundo, alertó la agencia calificadora Moody’s.

En un comentario para sus clientes, Moody’s subrayó que las preocupaciones por esta nueva variante han orillado a que varios países hayan implementado nuevas restricciones de viaje en los últimos días, y prevé que esto se incremente en las próximas semanas hasta que se cuente con mayor información científica sobre Ómicron y los riesgos para la salud de la población.

“El descubrimiento de Ómicron refuerza nuestra opinión de que la pandemia de Covid-19 sigue siendo una amenaza para la salud, así como la principal fuente de incertidumbre para la economía global y un impulsor de la volatilidad del mercado financiero”, agregó.

La calificadora indicó que la nueva variante “parece haber sido identificada de manera temprana”, por lo cual hay espacio para que se tomen políticas para evitar su propagación, además de que se tiene la experiencia previa con otras variantes, como la Delta, que provocó nuevos brotes en diversos países.

Sin embargo, recordó que la información que se tiene sobre Ómicron aún no revela si realmente esta variante se contagia de manera más rápida, si es grave o bien, si las vacunas que ya han sido proporcionadas a la población pueden hacerle frente.

La semana pasada, los mercados financieros se llenaron de incertidumbre al tiempo que la Organización Mundial de la Salud (OMS) declaraba que esta nueva variante era de preocupación debido a la gran cantidad de mutaciones que presenta, de las cuales algunas sugieren un mayor riesgo de reinfección de Covid-19.

Esta variante, de acuerdo con los primeros reportes, ha incrementado los casos en casi todas las provincias de Sudáfrica, además de que se está propagando a una mayor velocidad que brotes previos de Covid. Ante la noticia, las bolsas cayeron y diferentes países anunciaron restricciones de viaje a Sudáfrica, esto para intentar prevenir una propagación a nivel mundial.

“La aparición de la nueva variante se produce durante un periodo de frágil recuperación económica, con alteraciones en las cadenas de suministro, una inflación elevada y escasez del mercado laboral”, destacó la agencia calificadora.

Posible afectación en servicios

Moody’s explicó que, ante la incertidumbre causada por esta nueva variante, la demanda podría verse afectada por los miedos que la población pueda sentir sobre la situación sanitaria.

En este sentido, explicó que esto podría evitar que menos personas se dediquen a actividades que consistan en contacto con otras, como los servicios, y en este sentido que la demanda de las relacionadas al turismo disminuyan en un periodo en donde generalmente el gasto asociado a ellos aumenta.

“La interrupción del negocio resultante de la propagación de la nueva variante podría evitar que las tensiones de la cadena de suministro se alivien, reduzcan la capacidad productiva y aviven más presiones de los costos en los sectores con exposición a las cadenas de suministro globales”, explicó por el lado de la inflación.

Las más afectadas

“Los países con un suministro asegurado de vacunas y sistemas de administración eficaces, y altos niveles de aceptación de la vacuna por parte del público, seguirán estando mejor posicionados”, destacó.

En tanto, alertó que las economías más afectadas serán aquellas con menores tasas de vacunación, una mayor dependencia al turismo y que tengan menor capacidad para ofrecer a la población apoyo adicional a través de la política fiscal y monetaria para contrarrestar el impacto en el crecimiento del resurgimiento de las infecciones.

Añadió que la severidad de las restricciones variará en los países y dependerá de factores como la situación de salud pública que vivan, el apoyo de la sociedad para obedecer las restricciones, así como “la voluntad de las autoridades de asumir los costos económicos y políticos” que puedan provocar estas nuevas restricciones.

Ante este panorama, Moody’s precisó que mantendría sin cambios su perspectiva de crecimiento y las calificaciones a los países debido a que la información que se tiene sobre esta variante y las acciones de política tomadas a la fecha, no dan lugar para realizar cambios importantes a las proyecciones en este momento.

ana.martinez@eleconomista.mx