El gobierno seguirá revisando cada mes la política de desliz en el precio de la gasolina dependiendo de las condiciones de los mercados internacionales, ya que el costo del subsidio se ha incrementado más de lo presupuestado, dijo el secretario de Hacienda, Ernesto Cordero.

Pero no se hará de manera sorpresiva, como sucedía en épocas pasadas, según aseguró el secretario del Trabajo Javier Lozano al puntualizar: Gasolinazos los de antes, de un día para otro, y que eran de unos aumentos porcentuales bárbaros .

Ambos funcionarios defendieron la política de subsidios y de desliz de las gasolinas en conferencia de prensa, convocada para hablar sobre la evolución del empleo porque está ayudando a la economía de las familias y a anclar la inflación.

Cordero estableció que el deslizamiento esté muy por abajo del crecimiento que tiene en el resto del mundo el precio de las gasolinas. Recordó que el subsidio que se contempló era 36,000 millones de pesos, pero si siguen subiendo los precios ya rebasa los 100,000 millones.

Lozano insistió en que antes dichos aumentos se hacían en lo oscurito , cuando se hacían largas filas en las gasolineras. Hoy está planeado y la existencia del apoyo es para que el impacto en los trabajadores no sea tan alto como podría ser de simplemente fijarlo en estándares internacionales. Acusó a los oportunistas políticos que los quieren hacer ver como si fuéramos abusivos o insensibles con la gente. Hay un sentido altísimo de responsabilidad .