Menos de 100 empresas dedicadas a la facturación electrónica tienen potestad para ejercer y dar servicio a las personas físicas que en el último ejercicio declarado tuvieron ingresos superiores a 500,000 pesos y emitieron recibos impresos o digitales.

El nuevo esquema obligatorio de facturación electrónica con Comprobante Fiscal Digital por Internet (CFDI) ha logrado que las empresas proveedoras de este certificado o timbrado digital obtengan ingresos que en algunos casos superan 100% de ganancias con respecto al año anterior.

En un primer momento se creyó que numerosos negocios proliferarían en torno a esta nueva norma, pero la fiebre del timbre dejó de ser tan rentable una vez que el Servicio de Administración Tributaria sentó las bases para conceder y renovar a las compañías el certificado de Proveedor Autorizado de Certificación de CFDI (PAC).

La Resolución Miscelánea Fiscal, publicada en el Diario Oficial de la Federación el 30 de diciembre del 2013, establece que para obtener autorización y poder operar como proveedor de certificación de CFDI es necesario una fianza o carta de crédito en favor de la Tesofe, por un monto de 10 millones de pesos, cifra que ha aumentado 80% de su valor con respecto al 2013, cuando el requisito tenía un valor de 1 millón 246,600 pesos. Si a esta cifra se le suman otros 10 millones de pesos más que se piden como capital social, el número de empresas que pueden optar a esta certificación necesita como mínimo contar con un capital considerable.

Germán Antonio Pólito Hernández, integrante de la Comisión de Investigación Fiscal del Colegio de Contadores Públicos de México, considera que los requisitos disminuyen la posibilidad de que existan otros jugadores con un capital más reducido en el mercado. Desde la inversión original, son pocas las que pueden invertir en millones de pesos. No los tienen, ni en equipo , dijo el investigador.

Por el contrario, Gustavo Aldana, gerente de Mercadotecnia de E Komercio, una compañía que presta servicios de certificación en la facturación electrónica, lo ve como una ventaja. Lo que está buscando el SAT es consolidar a los PAC para realmente garantizar un nivel de servicio y atención , dijo.

En el 2010 existían en el mercado 12 PAC; hoy la cifra asciende a 76, según datos ofrecidos por Indicium Solutions, compañía dedicada a la implementación de proyectos de facturación.

Según Luis Fernández Sánchez, director general de Indicium Solutions, el mercado está en manos de unos pocos. Más de 90% de los timbres emitidos en el país lo manejan 10 PAC solamente, por lo que la lista de 76 PAC es poco representativa , indicó Fernández Sánchez.

Debido a la concentración del sector y al incremento de carácter económico de los requisitos solicitados por el SAT, se dificulta la entrada en el mercado para cualquier pequeña y mediana empresa.

Luis Felipe Sánchez considera que en el caso de estas compañías, la oportunidad de negocio se encuentra en dar servicios de integración y/o distribución de las soluciones. Si las pymes buscan la especialización y enfocan sus propuestas a darle valor a sus clientes, hay muchas posibilidades de ser exitoso en este mercado , refirió.

Los analistas confirman que el hecho de tener que cumplir con una serie de requisitos económicos reduce la posibilidad de que entren más empresas -o incluso se mantengan todas las que ya existen- en el mercado, debido a que no tienen el capital suficiente para poder acceder al sistema.

[email protected]