Las remesas dirigidas a México en todo el 2020 sumaron 40,606 millones de dólares, una cifra sin precedentes en los registros del Banco de México.

Contra todo pronóstico, en el año de la pandemia y la mayor contracción económica mundial, los llamados “migradólares” enviados a México registraron un incremento anual de 11.44%, revelaron cifras oficiales del banco central.

De acuerdo con el economista para América Latina de Goldman Sachs, Alberto Ramos este flujo histórico de remesas es resultado de “las generosas transferencias fiscales de apoyo a los salarios-ingresos en Estados Unidos, así como al competitivo diferencial cambiario y la percepción de un deterioro de las condiciones de las familias de origen en México ante la contracción económica y pérdida de empleo”.

Al rebasar el umbral de los 40,000 millones de dólares, las remesas representaron 3.8% del PIB, reveló el subgobernador del Banco de México Jonathan Heath en su cuenta oficial de Twitter.

El monto equivale a más de 875,000 millones de pesos, una cifra que supera el presupuesto federal aprobado para las Secretarías de Educación Pública, Salud, Trabajo y Previsión Social, Bienestar y Cultura en su conjunto, precisa el economista senior de BBVA, Juan José Li NG.

La información del Banxico muestra que sólo en diciembre, los 1.8 millones de hogares que reciben remesas, registraron la entrada de 3,660 millones de dólares en este tipo de envíos.

Un flujo que también queda inscrito como el más alto para un mes similar y deja atrás el histórico previo alcanzado en diciembre del 2019, que fue de 3,119 millones de dólares.

Los datos divulgados por el banco central muestran que el promedio de remesas que captaron las familias receptoras ascendió a 339 dólares, un giro que se desaceleró desde los 348 dólares promedio que ingresaron en noviembre. Banxico destaca que las remesas que ingresaron a México en diciembre, lo hicieron en 10.8 millones de operaciones.

El Banco de México detalló que en el 2020, Jalisco desplazó a Michoacán como principal receptor de remesas al recibir 4,153 millones de dólares. De hecho, Michoacán se mantuvo durante 15 años como la entidad que más remesas captaba en el país, acotó el experto de BBVA.

En efectivo, a la baja

Los datos oficiales del Banco de México muestran que durante todo el 2020, sólo 0.76% de los llamados “migradólares” ingresaron en efectivo y en especie. Esto significa que 276 millones de dólares de los 40,606 millones recibidos en el año como remesas, fueron enviados en efectivo o especie.

En el detalle de la información se observa que la preferencia del envío en efectivo y especie, cayó por segundo año consecutivo, ahora a una tasa de -25.9% anual.

La información del organismo monetario muestra en tanto que 98.9% de los envíos de remesas que llegaron al país entraron mediante transferencias electrónicas. Es decir, 40,166 millones de dólares fueron captados vía transferencias electrónicas.

El gerente de Estadísticas Económicas en el Centro de Estudios Monetarios Latinoamericanos (CEMLA), Jesús Cervantes explicó que las transferencias son enviadas en pesos mexicanos, pues el trabajador que las origina en Estados Unidos cambia de forma electrónica los dólares que va a enviar por pesos y es en la moneda local, como lo recibe el destinatario.

Por eso se tiene la certeza que cuando se presenta una fuerte depreciación del peso, los mexicanos desplazados hacen un mayor esfuerzo para incrementar el monto de su envío.

Apuntalan consumo

El estratega de Goldman Sachs explicó que la depreciación de 5.13% que registró el peso frente al dólar al cierre de diciembre, fortaleció el rendimiento de las remesas captadas en México.

De acuerdo con él, los hogares receptores percibieron un incremento real de 18.6% en los giros recibidos en moneda nacional durante el último mes del 2020.

ymorales@eleconomista.com.mx