En enero, México registró la segunda mayor inflación de alimentos entre los países de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) y la cuarta más alta en los precios de los energéticos.

Los precios de alimentos en México registraron en el primer mes del año una variación de 8.6% anual, que es cuatro veces la que registró el promedio de los países OCDE, de 2.2%, y se mantiene entre los líderes del grupo por tercer mes consecutivo.

Arriba de la inflación mexicana de alimentos solamente se encuentra la de Turquía, cuyo registro anual es de 8.8 por ciento.

En tanto, la fluctuación anual de los precios de energéticos de México fue de 7% en enero, ubicándose debajo de Noruega, que en el mismo lapso se inscribió un aumento anual de 8.8%, de la que observó Turquía, de 9.4% ,y la de Australia, cuya alza de precios de energéticos fue de 11.2 por ciento.

No obstante a la escalada, la medición para precios de energéticos mexicanos en enero ya muestra una inflexión importante a la baja respecto del registro de enero del 2017, cuando alcanzó una fluctuación histórica de 16.4 por ciento.

En aquel momento, en enero del 2017, se formalizó el llamado gasolinazo, es decir la liberalización de precios de gasolinas y gas.

Este indicador de la OCDE incluye precios de gasolina, gas y electricidad, entre otros, y confirman 13 meses al alza en el caso mexicano, que coincide con los aumentos de las tarifas eléctricas, el llamado gasolinazo, el alza del gas LP y la liberalización de precios de energéticos.

INFLACIÓN GENERAL, TAMBIÉN LÍDER

Al interior del reporte mensual de inflación de los países OCDE, consignan un apartado sobre inflación general.

En este comparativo, México se corona de nuevo como líder, en el segundo sitio de la Organización, con una variación de 5.5% anual.

Esta fluctuación de los precios generales sólo es rebasada por la de Turquía, que registró una dinámica anual al alza de 10.3 por ciento.

A diferencia del dato de inflación de energéticos, aquí no se puede identificar un giro sobre la tendencia al alza que mantuvo el año pasado. Justo hace un año, la inflación mexicana promediaba un alza de 4.7% anual.

En el reporte de la OCDE, evidencian que, en la media de los países, la inflación general repuntó a 2.2% en enero, que es el nivel más alto desde abril del 2012 y es justo la mitad de la alcanzada en México.

LA FOTO MUNDIAL

De acuerdo con la información, en enero del 2018, el panorama fue mixto entre las mayores economías de la OCDE.

La inflación declinó en dos de las economías del G7: Canadá (de 1.9 a 1.7%) y Alemania (de 1.7 a 1.6 por ciento).

Fue estable en Reino Unido (3%), Estados Unidos (2.1%) e Italia (0.9%) y repuntó marcadamente en Japón al registrar 1.4 desde 1% y de forma más moderada en Francia donde quedó en 1.3% respecto de 1.2% anual del mes previo.

ymorales@eleconomista.com.mx