México se colocó en el segundo lugar dentro de los países miembros de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) que tienen una tasa corporativa alta, es decir, es uno de los países en donde a las empresas que operan dentro de él se les cobra mayores impuestos respecto a sus ingresos y ganancias.

En México, la tasa corporativa se refiere al Impuesto sobre la Renta (ISR) que se les cobra a las empresas. Esta tasa es de 30%, con lo cual el país se ubicó en el segundo puesto del listado, lugar que compartió con Portugal y Australia quienes mantuvieron la tasa para este año.

Los ingresos tributarios que obtiene el gobierno mexicano a través del cobro del ISR a las empresas representaron, en el 2017 —los últimos datos que tiene la OCDE— 3.5% del Producto Interno Bruto, un nivel mayor al promedio de los países miembros de la organización, que es de 3.0 por ciento.

En la más reciente actualización de las estadísticas de la OCDE también se mostró que los ingresos que obtiene el erario público por este gravamen representan 21.8% de la recaudación tributaria en México, el mayor nivel después de Colombia, en donde estos ingresos representan 25.7% del total de la recaudación de impuestos.

De acuerdo con los datos de la  organización, los países que tuvieron las tasas corporativas más altas para este año fueron Francia y Colombia, en donde los gobiernos cobran una tasa de 32% a las empresas.

En el otro extremo, los últimos tres puestos lo ocuparon Irlanda, con una tasa de 12.5%; Hungría, con 9%; y Suiza, país de la OCDE que menos le cobra impuestos sobre sus ganancias a las empresas, con una tasa de 8.5 por ciento.

En promedio, la tasa corporativa de los países de la OCDE es de 21.8 por ciento.

Lo que realmente pagan

En el caso de la tasa efectiva de impuestos, es decir, lo que terminan pagando las empresas al hacer deducciones o tener algún beneficio fiscal, México registró una tasa de 26.8% en el 2019, la octava más alta dentro de estas economías.

De esta manera si bien, por ley las empresas tendrían que pagar 30% de impuestos, al final al hacer sus deducciones, a las que tienen derecho, en promedio las empresas pagaron 3.2 puntos porcentuales menos.

En los últimos años uno de los temas fiscales más discutidos ha sido el ISR empresarial en México, esto derivado de la reforma fiscal que emprendió Estados Unidos en el 2018, en donde bajó su tasa corporativa de 35 a 21 por ciento.

Lo anterior, han señalado algunos expertos e instituciones, pone a México como un lugar menos atractivo para las empresas.

De acuerdo con los datos de la organización internacional, en Estados Unidos las empresas en realidad estarían pagando una tasa efectiva de 24.6%, es decir, mayor a la tasa de 21% a la que se recortó  con la reforma fiscal que se implementó en aquel país; sin embargo, no se da más información del por qué sucede esto.

[email protected]