En febrero, la inflación de energéticos de México registró la variación más alta entre las de países Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), al ubicarse en 17% anual.

La fluctuación de los precios de energéticos de México, reportada por la entidad, estaba por arriba de la media de los países de la OCDE en este segmento, que se ubicó en 11.1% y lejos aún de la observada en la República de Eslovaquia, integrante también de la Organización, que fue negativa en 3.2 por ciento.

Febrero resultó el sexto mes consecutivo en que México registró una fluctuación positiva en el precio de sus energéticos medidos por el organismo, dejando atrás los datos negativos que alcanzó en el primer semestre del 2016. Esta medida de la OCDE, incluye precios de gasolina, gas y electricidad, entre otros.

Líder en la de alimentos

En el comparativo mensual de los precios en los países miembros, se observa que México también se ubica en el segundo lugar de la inflación de alimentos, que en este segmento es liderada por Turquía. La de México resultó de 3.3% en febrero, lejos de 10% registrado en Turquía, pero casi duplicando la media de los países OCDE de 1.9 por ciento.

De acuerdo con Alberto Ramos, economista para América Latina en Goldman Sachs (GS) la mayor parte del reciente aumento de la inflación se deriva de un traspaso retrasado de la depreciación cambiaria y un choque de los precios administrados.

Esta aceleración, argumentó el estratega, se dio a pesar del colapso de los precios agrícolas observado en febrero, que cayeron 2.1% anual, lo que podría evidenciar contagio de segundo orden o contaminación de la depreciación cambiaria.

Segundo en general

Si el comparativo se hace en función de la inflación general, la de México queda en segundo puesto con la variación más alta, cifrada por la OCDE en 4.4 por ciento. Con ello, quedó lejos del líder del grupo, Turquía, que registró una fluctuación de 10.1% y nuevamente casi duplica la inflación promedio de los países de la organización, situada en 2.5 por ciento.

El experto de GS evidencia que en el caso mexicano la variación inflacionaria es explicada en gran parte por la presión que ha ejercido la liberalización de precios de energéticos y el traspaso cambiario.

Analistas de Finamex Casa de Bolsa han matizado que también podría estar reflejando efectos de contagio o de segundo orden en los demás genéricos.

EU supera objetivo

El banco central de Estados Unidos (EU) identificó la inflación como uno de los objetivos para comenzar la normalización de tasas. De hecho, la meta es de una variación de 2 por ciento.

Según la medición de la OCDE, en febrero se completó el sexto mes consecutivo en que la inflación registró variaciones positivas convergiendo hacia el objetivo.

De manera que para febrero, la entidad estima que la inflación de EU llegó a 2.7 por ciento.

En tanto, la media de los países OCDE registró una inflación de 2.5 por ciento.

ymorales@eleconomista.com.mx