El crecimiento económico que contemple la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) en el Paquete Económico del 2020 será determinante para saber si los ingresos que se obtengan en el segundo año de gobierno de Andrés Manuel López Obrador serán suficientes para mantener el superávit primario, comentaron expertos.

Luis Foncerrada, economista en jefe de American Chamber en México, explicó que el bajo crecimiento que se espera para el 2019 afectará la meta de ingresos para el siguiente año, especialmente los que se obtienen por el cobro de impuestos.

“Hacienda espera un crecimiento promedio de 1.6% para el 2019, lo que le daría ingresos por 3.3 billones de pesos, pero, por cada décima menor de crecimiento, se dejarían de ingresar recursos entre 120,000 y 150,000 millones de pesos. Si sólo crecemos 0.6% se dejarían de percibir 1.2 billones, lo cual es muy grave”, dijo en entrevista.

De acuerdo con los últimos datos de la SHCP, durante julio, los ingresos presupuestarios del sector público cayeron 19.2 %, anual.

Con este panorama, el gobierno tendría muy poco margen de maniobra sobre las finanzas públicas en el 2020, expuso. Incluso podría acotar la meta de superávit primario que se tuvo para este año, de 1% del Producto Interno Bruto (PIB).

“No van a tener la recaudación que requieren para tener un superávit primario cómodamente. Sería bueno que lo redujeran a 0.5% del PIB. Lo que no estaría bien es que de plano no tuvieran un balance primario positivo”.

James Salazar, subdirector de análisis económico de CIBanco, comentó que la situación económica está más complicada de lo que se esperaba, por lo que el gobierno debe ser realista con sus metas fiscales: “Si se reduce el superávit primario es porque la situación económica no da para más, pero sí es necesario tenerlo”.

Al respecto, Jorge Sánchez Tello, director de Investigación Aplicada de la Fundación de Estudios Financieros (Fundef), coincidió en que, si no se tienen los suficientes ingresos, difícilmente se podrá mantener los niveles de superávit primario.

Consideró que los recortes al gasto público seguirán presentes en el Paquete Económico del 2020. “Esperaría que no fuera recortar por recortar. Ojalá tengan más sensibilidad y análisis de cómo y dónde hacer los recortes (...) Me preocupa que todo lo que se quiera ajustar sea para ayudar a Petróleos Mexicanos (Pemex).

Los especialistas indican que, si bien la SHCP cuenta con los recursos del Fondo de Estabilización de Ingresos Presupuestarios (FEIP), el gobierno enfrentará mayores gastos en rubros ineludibles como el pago de pensiones y el costo financiero de la deuda, y a ello se deben sumar los costos de proyectos como la refinería Dos Bocas, el aeropuerto de Santa Lucía y el Tren Maya.

Para Foncerrada, es necesario que el gobierno incurra en una política anticíclica, la cual implica dar certidumbre al sector privado: “Con eso se puede reanimar la inversión privada. Es realmente el único instrumento que tienen a la mano al día de hoy”.