Entre noviembre y diciembre del año pasado se observó un retorno de capitales extranjeros hacia México de 152,256 millones de pesos, revela información del Banco de México.

Una recuperación que aún siendo positiva y congruente con la tendencia mundial donde los inversionistas buscaron rendimiento en los emergentes es menos vigorosa que la de otros mercados similares, resaltó desde Washington, el economista del Instituto de Finanzas Internacionales (IIF), Johathan Fortun.

La preocupación por el el futuro de Pemex, el manejo de la política energética y el ritmo desigual de recuperación económica en las regiones del país ponen en desventaja a México ante el masivo retorno de capital que inició en noviembre hacia los emergentes, advirtió el estratega.

En entrevista explicó que México se mantiene en los portafolios de inversión pero es claro que la búsqueda de rendimiento sí está distinguiendo las características de cada país y México queda en desventaja.

“Prevalecen dudas sobre el manejo económico interno (de México), particularmente en la gestión de la recuperación entre las entidades del país por su desigual desempeño y a nivel macro en el lado fiscal y del sector energético”, refirió el estratega.

El IIF, que es la mayor asociación de instituciones financieras de operación mundial donde participan fondos de inversión y bancos globales, evidenció que desde noviembre, cuando iniciaron las noticias sobre las vacunas contra el Covid-19, se formó un “Wall of Money/ Muro de dinero” hacia los emergentes, donde el gran ganador ha sido Turquía.

El muro de dinero es un término utilizado entre inversionistas cuando explican el mar de liquidez liberado por los bancos centrales con la intención de evitar un colapso. Un muro de dinero que está buscando rendimiento.

Este flujo que comenzó a llegar a los emergentes en noviembre, permitió compensar las “históricas y violentas salidas de capital” generadas por el choque del Covid-19, según el IIF. De hecho, el área de investigación económica del Instituto estimó de forma preliminar que en 2020 ingresaron 313,000 millones de dólares a los mercados emergentes, solo 48,000 millones menos que en 2019.

El muro mexicano

La información del Banco de México muestra que en todo el 2020, se presentó una desinversión histórica de 239,045 millones de pesos. El día que se registró el saldo más bajo de tenencia de valores gubernamentales no residentes fue el 4 de noviembre cuando había 1 billón 738,792 millones de pesos en el mercado. Esta cifra esta lejos de los dos billones 130,093 millones que circulaban entre inversionistas foráneos al iniciar 2020.

Sin embargo, al revisar el comportamiento diario de los flujos no residentes en todo el año se observa una ligera recuperación desde el punto más bajo de títulos en poder de extranjeros que se alcanzó el 4 de noviembre del año pasado. A partir de ahí, hacia el 31 de diciembre, el monto de valores gubernamentales en manos de no residentes se ubicó en 1 billón 891,048 millones de pesos.

“Creemos que bajo circunstancias normales, éste Wall of Money sería un aliciente importante para México. Pero todavía quedan dudas que no han sido completamente resueltas con respecto al futuro de Pemex y las finanzas públicas ante las recientes dubitaciones en torno a la política energética del país”, explicó el estratega.

ymorales@eleconomista.com.mx