El sombrío diagnóstico compromete la participación financiera del Fondo Monetario Internacional (FMI) en el tercer plan de ayuda otorgado por los europeos a Grecia en el 2015, pese a la resistencia de Alemania.

Atender la carga de la deuda griega implicará un significativo alivio de la deuda por parte de las instituciones europeas, establece el documento que será discutido por la dirección del FMI el 6 de febrero.

Para la entidad, el alivio deberá extender severamente los periodos de gracia y el vencimiento de los créditos.

Aun con la plena implementación de las reformas económicas que Grecia aceptó emprender, la deuda es altamente insostenible y se tornará explosiva a largo plazo , mientras Atenas trata de sustituir el altamente subsidiado financiamiento público con financiamiento del mercado a tasas más altas.

El pesimismo del informe torna más improbable que el FMI acompañe cualquier nuevo préstamo a Grecia.

Meses de discusiones han demorado el avance del rescate de Grecia estimado en 92,400 millones de dólares acordado en el 2015.

Por otro lado, funcionarios y analistas están preocupados porque el 2017 es un año de elecciones en Holanda y, particularmente, en Alemania y Francia, lo cual puede entorpecer más los avances.

El FMI insta a extender el periodo de gracia al 2040 y en 30 años el vencimiento de los créditos, lo cual en algunos casos implicaría llegar al año 2070, un lapso dramáticamente mayor al que Europa aceptó en el 2012.

El eje de la controversia es que Europa demanda a Grecia que tenga un superávit primario (antes del pago de la deuda) de 3.5% del PIB lo cual está muy por encima de 1.5% que según el FMI sería viable.

La meta es muy alta y muchos de los países ni se acercan a ella pero Alemania y otros grandes de Europa insisten en que debe ser aplicada desde el año próximo, cuando concluya el actual programa de ayuda.

Jeroen Dijsselbloem, presidente del Eurogrupo, insistió en que el FMI siga involucrado en el rescate de Grecia pese a que la entidad reclama metas más realistas y mejores condiciones para la carga de la deuda.