El Comité Federal de Mercado Abierto (FOMC, por su sigla en inglés) de la Reserva Federal (Fed), recortó la tasa de fondos federales en 25 puntos base, por segunda ocasión, para dejarla en un rango que va de 1.75 a 2 por ciento.

La decisión fue tomada en votación dividida con 7 de los 10 miembros que integran el FOMC a favor; uno que pedía un recorte de 50 puntos, promovido por el presidente de la Fed de St. Louis, James Bullard, y dos que preferían dejarla sin cambio, entre 2 y 2.25%, dirigidos por la presidenta de la Fed de Kansas City, Esther George y el de la Fed de Boston, Eric S. Rosengren.

En la conferencia de prensa que acompaña al comunicado, el presidente de la Fed, Jerome Powell, explicó que este recorte responde al cambio en el escenario mundial de crecimiento a partir del desarrollo de eventos como la tensión comercial, “y como estamos dando un seguimiento cuidadoso (...) decidimos actuar de forma consistente”.

En la encuestra bimestral interna que se aplica a los miembros del FOMC, se observa que sólo cinco miembros anticipan un nuevo recorte de tasas en lo que resta del año, y en cambio no consideran apropiado mover para el 2020. Pero prevén un aumento en la tasa para el 2021, que la regresaría a fluctuar en un rango similar al que dejaron ahora, cerca de 2 por ciento.

Al respecto, Powell destacó que el comité considera que los dos recortes aplicados ahora pueden colocar la economía en una posición más estable para enfrentar los embates que puedan presentarse, y que por ahora ven solidez en el desempeño de la economía y una inflación en el objetivo simétrico.

Mientras ese escenario no se altere, no habría razón para reaccionar de otra forma, comentó el banquero central.

Pero acotó Powell: “Si la economía se debilita más, estamos preparados para dar una respuesta más contundente”.

Mientras tanto, en México los analistas consideran que con el movimiento de la FED, Banco de México reduzca su tasa de interés también.

Economía en desaceleración

Por tratarse del sexto anuncio monetario del año, el comité divulga las previsiones de los miembros del FOMC sobre las variables económicas rectoras de su decisión, y los próximos movimientos monetarios, los llamados dot plots.

En esta tercera emisión del año, los dot plots movieron ligeramente su pronóstico para el PIB en el 2019, a 2.2% desde 2.1% que estimaron en junio. Sin embargo, es una tasa que resulta inferior a la prevista por ellos mismos en diciembre, de 2.3 por ciento.

Para el año entrante dejaron sin cambio su expectativa, que incorpora el escenario explícito de una desaceleración que llevaría a la actividad a registrar un avance de 2 por ciento.

La expectativa de los miembros del FOMC para un mayor plazo, son de una moderación en el PIB, que le llevará a una tasa de 1.8% en el 2022.

Estos dot plots suelen divulgarse en cuatro de los ocho anuncios monetarios programados en el año.

Desde finales del 2015, la Fed aumentó nueve veces la tasa de interés, luego de haberla mantenido en niveles cercanos a cero durante 8 años, como una política expansiva para favorecer el crecimiento económico tras la crisis financiera.

Preparados para responder

Jerome Powell fue cuestionado sobre las inesperadas inyecciones de liquidez que aplicó la Fed de Nueva York el martes y miércoles, acciones no vistas desde la crisis del 2009, cuando se intentaba descongelar el mercado interbancario, que estaba paralizado.

Powell respondió que no esperan afectar la economía, ni las perspectivas económicas a partir de estas medidas. “Los movimientos del mercado de dinero reflejan fuerzas que ya veíamos venir (...) Si volvemos a ver otro episodio de presiones en el mercado financiero, tenemos las herramientas para abordarlas”, consignó.

El martes 17 de septiembre, el banco central inyectó 53,000 millones de dólares al mercado, al dispararse las tasas repo, o tasas de recompra a 10% por ciento.

Sin embargo, la medida fue insuficiente para contener un nuevo retorno del rédito de un día y tuvo que aplicar una nueva inyección de 75,000 millones de dólares este miércoles. El economista para Estados Unidos en Deutsche Bank, Joseph LaVorgna, explicó que esta intervención de la Fed evidencia que la reducción de la hoja de balance del banco central ha provocado una escasez de dólares. En la misma conferencia, Powell señaló que el comité toma sus decisiones en función de la información económica doméstica y global, y que la Fed mantiene total independencia del Poder Ejecutivo.

[email protected]