Ben Bernanke, presidente saliente de la Reserva Federal de Estados Unidos (Fed), declaró que su institución está armada para hacer frente a los riesgos financieros que puedan surgir por la política monetaria ultraflexible.

Dos semanas antes de abandonar su puesto al frente de la Fed, Bernanke rechazó los temores de una fuerte presión inflacionaria tras cinco años de inyecciones masivas de liquidez a la economía estadounidense.

También reveló que la Fed no creía que los precios de las acciones y las propiedades fueran exagerados, a pesar de las enormes subidas del año pasado en ambos mercados.

Desarrollamos todas las herramientas que necesitamos para gestionar las tasas de interés (y) para endurecer la política monetaria, incluso si el balance (de activos) sigue como está o crece aun más , afirmó Bernanke en conferencia de prensa.

Eso significa que podemos manejar la política monetaria de manera normal y evitar cualquier riesgo de inflación excesiva , explicó.

Por otra parte, Bernanke indicó que la institución es extremadamente sensible al riesgo de que los precios de los activos suban excesivamente.

Los mercados en la actualidad parecen estar ampliamente dentro de los parámetros de valoración del mercado y dentro de los rangos históricos , aseveró, y agregó que el sistema financiero es fuerte y los bancos están bien capitalizados.

Bernanke, que será remplazado al frente de la Fed por Janet Yellen, insistió en que las preocupaciones por la estabilidad financiera no deberían perjudicar el rumbo de la política monetaria actual.