El presidente de la Reserva Federal (Fed) de Estados Unidos, Jerome Powell, mostró este martes disposición a más recortes de tasas de interés por los riesgos económicos mundiales, y dijo que se acerca el momento de permitir que los activos en el balance de la Fed aumenten para garantizar que los mercados monetarios funcionen sin problemas.

Powell, que no comprometió más bajas de tasas, apuntó que las recientes revisiones de datos mostraron menos crecimiento del empleo en el año a marzo de lo que se estimó previamente, llevando a el mercado de un "auge" a una "moderada expansión".

Otros datos recientes, incluyendo una posible contracción en las manufacturas, aumentaban la sensación de una economía que se desacelera.

La reciente volatilidad en los mercados de financiamiento a corto plazo en Estados Unidos aumentó el temor a que la Reserva Federal haya permitido que su balance disminuyera demasiado, dejando a los bancos con un suministro inadecuado de reservas para manejar los momentos de alta demanda de efectivo.

Powell dijo que la Fed "pronto anunciará medidas para aumentar el suministro de reservas con el tiempo".

La Fed había estado reduciendo su balance general en los últimos meses, desandando los programas de compra de bonos de la crisis financiera.

El hecho de que el balance pueda crecer nuevamente no debe interpretarse como un esfuerzo para estimular la economía, dijo Powell, sino para satisfacer la demanda pública de efectivo, la demanda bancaria de reservas y llevar a cabo otras funciones centrales de la Fed.

Los mercados han estado esperando que la Fed decida qué políticas permanentes podría implementar para evitar el tipo de trastorno ocurrido recientemente, cuando la escasez de reservas llevó la tasa interbancaria a superar el rango fijado por el organismo, una situación que podría trastocar las metas de política monetaria si se vuelve habitual.

En sus comentarios en la National Association of Business Economists, Powell apuntó que el panorama económico se mantiene "favorable" y el escenario "más probable" es un continuo crecimiento.

Pero señaló que en el transcurso del último año "han cambiado nuestras opiniones (de los funcionarios de la Fed) sobre política monetaria apropiada, hacia una senda para una tasa más baja de fondos federales". La Reserva Federal ya ha bajado el tipo en 50 puntos básicos.

Las medidas "proporcionan apoyo para las perspectivas", dijo Powell. Pero reiteró que según evolucionen los riesgos globales la Fed se movería "como sea apropiado" para mantener en marcha la expansión que se prolonga por una década.

En su discurso, Powell mencionó las tensiones en las tasas interbancarias de muy corto plazo y comentó que la Fed considera comprar bonos del Tesoro para fortalecer sus reservas.

No obstante esas compras de activos no tienen nada que ver con la política seguida tras la crisis de 2008 cuando la Fed salió a comprar masivamente bonos del Tesoro para sostener la economía, dijo Powell.

Esas nuevas compras de no bonos "no deberían tener efectos sobre nuestra política monetaria", comentó.

"Seremos dependientes de los datos, evaluando las perspectivas y los riesgos para el panorama reunión por reunión. Tomando todo en cuenta, actuaremos como sea apropiado", comentó Powell. "Mirando al futuro, la política monetaria no está en un curso predeterminado".

kg