Durante junio del 2019 la tasa de inflación anual se ubicó en 3.95% a escala nacional, regresando a los parámetros meta establecidos por el Banco de México (3% +/- un punto porcentual) después de que los dos meses previos se ubicara en 4.41 y 4.28 por ciento. Las bajas en los precios de energéticos y agropecuarios incidieron de manera importante en la desaceleración inflacionaria.

En su comparación mensual, el Índice Nacional de Precios al Consumidor (INPC) registró un incremento modesto de 0.06%, de acuerdo con cifras del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

Los resultados de esta variable de la política monetaria nacional se acercan a las proyecciones de especialistas encuestados por el Banxico en meses recientes. Durante la encuesta del mes de junio la expectativa para la tasa de inflación anual nacional se colocó en 3.70% y se espera que para el año próximo cierre en 3.60 por ciento.

A la baja

Los dos energéticos más consumidos en México continúan bajando de precio. Durante el sexto mes del año el gas doméstico LP y la gasolina de bajo octanaje se encontraron entre los 10 genéricos cuyo precio disminuyó en el análisis nacional.

El gas doméstico LP registró una reducción de 5.67% en su precio sólo de mayo a junio del 2019, por su parte, la gasolina de bajo octanaje (tipo Magna) experimentó una caída de 0.71% en su precio.

El resto de productos que se abarataron durante este mes fueron alimentos. El limón encabezó la lista con una caída de 21.90% en su precio, le siguieron la cebolla con 17.93%, los chiles frescos con 12.17%, la uva con 11.59%, el chile serrano con 10.28%, el jitomate con 5.012%, la papa con 3.35% y el huevo con 3.04 por ciento.

Al alza

En contraparte, los productos y servicios relacionados con el turismo y algunos alimentos se encarecieron de manera más pronunciada que la media del INPC.

El chayote presentó el aumento de precio más significativo durante junio; encareció 52.14% en comparación con mayo. Y se comercializó hasta en 33 pesos por kilo en los principales supermercados de la Ciudad de México.

A doble dígito también incrementó el precio del aguacate, que se comercializó 12.98% más caro que el mes pasado y en la capital alcanzó los 130 pesos por kilogramo. El aguacate fue el tercer producto con mayor incidencia en el cálculo del INPC sólo por debajo del pollo y el transporte aéreo, que incrementaron 4.39 y 23.83% sus precios respectivamente.

Otros genéricos que se encarecieron fueron la naranja (13.12%), los servicios turísticos en paquete (5.16%), la carne de cerdo (1.86%), la comida en taquerías/loncherías/fondas (0.31%) y la vivienda propia (0.25 por ciento).