Especialistas del sector privado consultados por Banco de México recortaron su expectativa de crecimiento para México por octavo mes consecutivo y la dejaron en 1.32 por ciento. Lejos de 2.17% estimado en septiembre del año pasado, momento a partir del cual empezó la reducción del pronóstico de crecimiento para el primer año de gobierno de Andrés Manuel López Obrador.

Se trata del nivel más bajo estimado por los 32 economistas en 14 meses y contrasta con 1.52% que esperaban apenas el mes pasado.

De acuerdo con los resultados de la encuesta mensual que aplica Banco de México, el deterioro en las previsiones de la economía refleja el aumento del pesimismo de los inversionistas.

Así se entiende que al arranque del mes sólo 5% de los especialistas consultados considera que mejorará el clima de negocios, una proporción que cayó desde 16% que lo previó el mes anterior. Mientras, 32% de los especialistas consultados señala que empeorará y 62% que permanecerá igual.

Este ejercicio para tomar el pulso de las expectativas del mercado, que fue levantado por Banco de México entre el 23 y 30 de mayo, muestra que no hay un solo especialista que considere que la coyuntura actual es buen momento para realizar inversiones.

Es la primera vez desde marzo del 2009, que no hay al menos un experto que se sienta optimista sobre el futuro de México. En aquel año, con seis meses de avance en la crisis financiera mundial, los inversionistas descartaban que el momento fuera propicio para hacer inversiones.

Política interna, riesgo

Entre los factores que pueden obstaculizar al crecimiento de la actividad económica de México, se observa una leve moderación de la incertidumbre por la política interna, con 18% de las respuestas, una proporción que se reduce desde 19% que tenía esta percepción el mes previo, pero se mantiene como el principal factor identificado.

Le siguen como barreras al crecimiento los problemas de inseguridad pública, con una proporción que se mesuró desde 18% del mes anterior a 15% donde está ahora; así como la plataforma de producción petrolera, que es vista como obstáculo por 15% de los encuestados.

Esta encuesta tiene por telón de fondo el dato del PIB al primer trimestre, la revisión en el rango estimado de crecimiento del Banco de México de 0.8 a 1.8% y la amenaza del presidente de Estados Unidos de aplicar aranceles a bienes de México, para presionar a limitar la migración.

Economía, peor que en el 2018

La incertidumbre sobre la inversión resulta de la percepción de 100% que cree que la economía no está mejor que hace un año, una proporción que contrasta con 97% que tenía este sentimiento hace un año. Por primera vez, también desde el 2009, no hay un solo economista que crea que la economía está mejor que hace un año.

Es decir, nadie, ni uno solo de los encuestados, cree que la economía se encuentra en mejor posición que hace un año.

En línea con este sentimiento, revisaron su pronóstico sobre el flujo de la Inversión Extranjera Directa para ubicarla al cierre del año en 25,455 millones de dólares, cifra que es ligeramente superior a los 24,884 millones de dólares estimados el mes previo.