La tasa de inflación anual de la zona euro se situó en mayo en 1.2%, medio punto porcentual por debajo del incremento de precios registrado el mes anterior y la menor alza desde abril del 2018, según la última estimación del dato publicada por Eurostat, que refleja el impacto del menor encarecimiento del crudo, de los alimentos frescos y de los servicios.

En concreto, la energía registró en mayo una alza anual de 3.8%, frente a 5.3% de abril, mientras que los alimentos frescos subieron 0.4%, la mitad que el mes anterior. Por su parte, los servicios se encarecieron 1.1%, frente al alza de 1.9% observada en abril.

De este modo, al descontar el impacto de la energía, la tasa de inflación de la eurozona se situó en mayo en 0.9%, 4 décimas por debajo del incremento de abril, mientras que al excluir también los alimentos frescos el dato se situó en 1%, frente a 1.4% de abril.

La tasa de inflación subyacente de la zona euro, que además del precio de la energía y de los alimentos también deja fuera el efecto del alcohol y del tabaco, se situó en mayo en 0.8%, medio punto porcentual menos que 1.3% registrado en abril.

El Índice de Precios de Consumo Armonizado (IPCA) de España situó su tasa anual en 0.9% en mayo, lo que implica un diferencial favorable a España respecto de la zona euro de 3 décimas.

En el conjunto de la Unión Europea (UE), la tasa de inflación a 12 meses se situó en 1.6%, 3 décimas por debajo del incremento registrado el mes anterior.

Entre los países de la UE, las menores alzas de precios correspondieron a Chipre (0.2%), Portugal (0.3%) y Grecia (0.6%), mientras que las tasas de inflación más altas se observaron en Rumanía (4.4%), Hungría (4%) y Letonia (3.5 por ciento).

Por otro lado, el saldo de la balanza comercial de la eurozona retrocedió en abril 8.2% con respecto al mismo mes del año pasado a 15,700 millones de euros, según los datos sobre comercio internacional de bienes publicados este martes por Eurostat, la oficina de estadística comunitaria.

En concreto, las exportaciones de bienes de la zona euro al resto del mundo repuntaron 5.2% en el cuarto mes del año y alcanzaron 192,900 millones de euros, mientras que las importaciones se aceleraron a un ritmo de 6.6% y llegaron a 177,200 millones de euros.

La actividad comercial entre los socios del euro creció 3% y alcanzó un valor de 163,700 millones de euros.