La inflación británica cayó a su menor nivel en más de dos años durante abril, elevando la posibilidad de que el Banco de Inglaterra inyecte más estímulos durante este año para apoyar a la economía.

La Oficina de Estadísticas Nacionales dijo que la inflación de precios al consumidor se redujo al 3.0% en abril desde un 3.5% en marzo, liberando al gobernador del Banco de Inglaterra, Mervyn King, de la obligación de escribir una carta explicativa al ministro de Finanzas, George Osborne.

Por otra parte, la oficina dijo que el sector público de Gran Bretaña registró un superávit récord en abril, debido a factores excepcionales, mientras que el endeudamiento público en el año fiscal 2011/12 fue revisado a la baja a 124,399 millones de libras esterlinas, equivalentes a un 8.2% del PIB.

Los economistas habían estado esperando un descenso significativo en la inflación debido a que un aumento en algunos precios en abril del año pasado no se repetiría este año.

RDS