El Banco Nacional de Suiza (SNB, por su sigla en inglés) mantuvo sus tasas de interés en mínimos récord, citando como argumento la creciente incertidumbre política mundial tras la elección presidencial en Estados Unidos y las próximas votaciones en varios países de Europa.

Thomas Jordan, presidente del banco central suizo, indicó que celebraba el aumento de las tasas de interés que aplicó la Reserva Federal estadounidense, esperando que sea el comienzo de una política monetaria más convencional y un aliento para la economía mundial.

Pero Jordan también dijo que sigue habiendo riesgos considerables que llevaron al SNB a mantener sus tasas de interés en terreno negativo y sus intervenciones en el mercado cambiario, que apuntan a contener la presión alcista sobre el significativamente sobrevaluado franco suizo.

El titular del banco central se negó a descartar más recortes en las tasas, al decir que la entidad seguirá de cerca el impacto de la victoria de Donald Trump, la implementación del Brexit y las elecciones en Europa el año que viene.

Tendremos que analizar con precisión qué política económica adoptará Estados Unidos, y nuestro foco estará puesto en dos aspectos: qué impulsos dará la política fiscal y qué efectos tendrá la política comercial sobre el libre mercado internacional , indicó Jordan.

Trump ha generado preocupación por sus promesas de campaña de renegociar acuerdos comerciales, tales como el Tratado de Libre Comercio de América del Norte e imponer aranceles a las importaciones estadounidenses provenientes de países como China.

Tal como se esperaba, el SNB mantuvo su rango meta para el Libor a tres meses sin cambios de -0.25 a -1.25% y la tasa de interés sobre los depósitos a la vista en -0.75 por ciento.

Las tasas negativas y las intervenciones cambiarias se perfilan para debilitar al franco, quitándole atractivo para los inversionistas.