El Paquete Económico 2020 que presente el gobierno de Andrés Manuel López Obrador debe priorizar un superávit primario —ingresos menos gastos sin considerar pago de intereses— y reducir los niveles de deuda como porcentaje del Producto Interno Bruto (PIB), indicaron integrantes del Instituto Mexicano de Ejecutivos de Finanzas (IMEF).

“Esperaríamos que mantuvieran la misma meta de superávit primario (1% del PIB) y la misma idea de no incrementar la deuda pública; sin embargo, hay algunas voces que sostienen que podría relajarse un poco la disciplina fiscal y establecer metas menos estrictas en las finanzas públicas”, dijo Mario Correa, vicepresidente del comité nacional de estudios económicos del IMEF.

En conferencia de prensa, comentó que de no cumplir con la meta fiscal de superávit primario, se incrementaría la probabilidad de que se haga una reducción en la calificación de la deuda soberana “eso no sería una buena noticia para el país. Eso es a lo que están atentos los mercados”.

Mencionó que también estarán atentos a la expectativa de crecimiento que tendrán para el 2020, pues con base en ello se decidirá la estimación de los ingresos tributarios; además de conocer el precio de la mezcla mexicana y la plataforma de producción para definir los ingresos petroleros.

En el Paquete Económico del 2019 se contemplaba un crecimiento promedio de 2 por ciento. Sin embargo, en los Pre-Criterios Generales de Política Económica 2020 se redujo a 1.6 por ciento. Después, la Secretaría de Hacienda en su último informe de finanzas públicas calculó sus ingresos con un crecimiento del PIB del 1 por ciento.

Con ello, el gobierno ha obtenido menores ingresos de lo que tenía programado, incluso, para el cierre de este año prevé ingresos inferiores en más de 120,000 millones de pesos, por lo que es importante que para el siguiente año no se sobrestimen ni el PIB ni los ingresos.

IMEF vuelve a reducir expectativa para el PIB

Ante un panorama internacional y nacional complejo, el IMEF volvió a reducir su expectativa de crecimiento económico para el cierre del 2019, al pasarla de 0.90% que tenía en julio a 0.60 por ciento. Todavía en junio de este año preveía un crecimiento mayor de 1.20 por ciento.

“La falta de claridad sobre el futuro que luce altamente incierto está frenando la inversión total del país, lo que está produciendo una notable desaceleración en la creación de empleos y frenando el ritmo del consumo privado que es el principal motor de nuestra economía”, indicó Fernando López Macari, presidente nacional del IMEF.

Apuntó que uno de los sectores económicos que más preocupación genera es la producción industrial, el cual presentó una contracción del 2.9% respecto a junio del año pasado, sumando 8 meses consecutivos con tasas negativas.

Macari enfatizó que una guerra comercial entre China y Estados Unidos, así como una salida desordenada del Reino Unido de la Unión Europea “son factores de alta incertidumbre que conducen a una recesión global”.

Reducción de tasas no impactará a la economía

Los integrantes del IMEF coincidieron en que la reciente reducción de tasas de interés del 8.25% a 8% por parte del Banco de México (Banxico) no tendrá un impacto en la economía.

López Macari expuso que la falta de inversión privada en el país es poco sensible al ajuste en las tasas de referencia, debido a que está más asociada al ambiente general de falta de certeza jurídica y económica.

“La razón por la cual los empresarios no están tomando créditos para invertir no es por una alta tasa de interés, sino por el ambiente económico político que impera en el país”.

Este ajuste en la tasa de interés, abundó,responde más a una confianza en la tendencia de la inflación y a una ola de ajustes en tasas de referencias de los bancos mundiales en donde “ante la eminente desaceleración económica mundial los bancos relajan su postura de política monetaria”.

Correa añadió que una tasa de 8% no va a cambiar el panorama económico del país, de las empresas ni de los consumidores.

“Si tienes un crédito hipotecario de 1 millón de pesos a una tasa de 10 por ciento. Si baja en línea como lo hizo Banxico, de 10 bajara a 9.75 por ciento. Entonces, en vez de pagar 100,000 pesos al año, ahora serán 97,500 pesos, con lo pagaría 2,500 pesos menos en el año, lo cual es muy poco realmente para un consumo de un año”, detalló.

erp