La recaudación del Impuesto Especial sobre Producción y Servicio (IEPS) a cervezas y bebidas alcohólicas ha sido insuficiente para cubrir los costos de salud pública que estos productos generan para las finanzas públicas.

Así concluye el Centro de Estudios de las Finanzas Públicas (CEFP), al reportar que en el 2017 se estima que el costo en atención a la cirrosis fue de 63,733.7 millones de pesos, monto superior en 1.8 veces a la recaudación del IEPS a cervezas y bebidas alcohólicas obtenido en ese año.

Si se considera el costo total de la atención de este padecimiento en México, ascendería a 233,911 millones de pesos al año, equivalente a 6.6 veces el ingreso obtenido por el IEPS a cervezas y bebidas alcohólicas, expuso en una nota informativa.

“Si bien se ha logrado un avance que permite captar recursos de esta actividad, dicha recaudación no ha sido suficiente para cubrir los costos de salud pública que estos productos generan para las finanzas públicas”, subrayó.

El órgano de apoyo técnico de la Cámara de Diputados apuntó que, pese a que en México existe un avance significativo en las medidas que buscan inhibir el consumo de alcohol, el gasto destinado en prevención y atención contra las adicciones es insuficiente.

Para tener una cobertura de estos programas convenientemente amplia y mejorar su eficacia en los consumidores de riesgo, las medidas no deben estar enfocadas sólo en un aumento de impuestos, pues tendría efectos adversos en la competitividad de la industria y su crecimiento potencial.

En cambio, dijo, se debe enfatizar en propuestas hechas por la Organización Panamericana de la Salud (OPS), como elaborar programas de detención sistemática y de intervención breve en la población de riesgo dentro de la atención primaria de salud.

Además, establecer y hacer cumplir la edad mínima establecida por ley para la compra y consumo de bebidas alcohólicas, a través de sanciones más rigurosas y mecanismos de control más eficientes.

Asimismo, considerar la posibilidad de destinar una tasa fija de los ingresos obtenidos en la recaudación de los impuestos relacionados con el alcohol a la prevención y el tratamiento del alcoholismo.

El CEFP señaló que el objetivo de estas medidas debe ser reducir el consumo de bebidas alcohólicas en la población de riesgo.